viernes, abril 27, 2007

Matar un elefante

Buscando en Internet, he dado con este ensayo de Orwell:
Es una historia vieja sobre un mundo viejo que, aparentemente, ya no existe. Pero, aunque ese mundo ya no exista, existen las mismas personas. Puede que sea el arte o la habilidad de Orwell, pero me ha hecho revivir la escena... y tomar las mismas decisiones que él. Ojalá nunca tenga que volver a disparar a un elefante.
Veréis que es fácil navigar desde ese ensayo a otros artículos de Orwell. En realidad, di con la página buscando información sobre el antisemitismo en Europa antes de la 2GM, para un extenso artículo que estoy preparando. Encontré mucho más de lo que buscaba, pero no es éste el momento de hablar sobre ello.

Etiquetas: ,

8 Comments:

Blogger Eduardo escribió...

Hablando de antisemitismo antes de la guerra. Leyendo el último ensayo de Antonio Escohotado en internet, me encuentro con el siguiente comentario. Se refiere a "Los judíos y sus mentiras (1543)", de Lutero.

86 Sirvió de catecismo a Hitler, tendiendo también un puente entre su Partido y el electorado protestante. Jaspers observó que contiene en esquema todo el programa nazi, sin que su contribución al Holocausto excluya siglos de pretexto para otras persecuciones. Demasiado tarde, el Concilio de la Iglesia Evangélica Luterana de América (1994) declaró: “Rechazamos esta invectiva violenta, y lamentamos aún más profundamente sus efectos trágicos sobre generaciones ulteriores” (cf. Wikipedia, voz “Luterus”).

***

3:14 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Muy cierto, interesante... e importante. Yo me eduqué como protestante, y durante mucho tiempo creí que el protestantismo no se había ensuciado "tanto" con el Holocausto. Pero de mayor, en cuanto empecé a leer un poco más sobre el tema, vi que no era así.

Me he tropezado con varias referencias a las cartas entre John Patrick Kennedy, el padre de JFK, y Lady Astor. Católico y protestante, y peleándose entre ellos por ver quién decía la peor burrada sobre los judíos. JPK se opuso fervientemente a la Ley de Préstamo y Arriendo, y fue descrito por el embajador alemán en la Gran Bretaña como "el mejor amigo de Alemania en Londres". De hecho, tras la Noche de los Cristales, la gran "preocupación" de JPK es que los nazis no se hubieran "pasado", porque podían obligar a los EE.UU. a intervenir.

Por ahí es por donde van los tiros de lo que estoy escribiendo: la 2GM no fue un enfrentamiento entre un estado ateo contra el mundo cristiano... que sería la idea moeña: ateos fascistas y ateos comunistas contra el mundo y luego enfrentados entre ellos mismos a mordiscos.

Lo jodido de la hipótesis (a pesar de lo evidente que es) es que todas las moralejas asociadas son duras de aceptar: media Europa tenía miedo, y con razón, del avance del bolchevismo. Pero equivocaron el diagnóstico: el bolchevismo no era "cosa de judíos", ni Lenin era un judío llamado "Isachar Blum" (la leyenda la cuenta Paul Johnson en Tiempos Modernos). Hubo, como consecuencia, una hiperreacción: la derecha religiosa alemana (y en primer lugar, la derecha católica bávara) intentó usar a Hitler como marioneta... y se les fue de las manos. De todos modos, quedan todos los discursos de Hitler proclamando su cristianismo acérrimo: no importa si era sincero o no, porque en caso de no serlo, está claro que consideraba que ese era el discurso necesario para mantener su base política en Alemania.

Y todo esto se complicó con la implementación de la propia política vaticana: Roma tenía su vista en los Balcanes, en la frontera que separa el mundo ortodoxo del católico. Porque uno mira el mapa de Europa antes y durante la 2GM, y sí, está Alemania... rodeada por el sur por un cinturón de países católicos que se sumaron con entusiasmo al conflicto: Italia, Croacia, Eslovaquia, Hungría. Y no estuvo directamente España por las causas obvias... pero enviamos una División Azul, y las simpatías oficiales estaban con los nazis ("el enemigo de mi enemigo es mi amigo", lo cual es falso, por supuesto).

Por eso me parece un sarcasmo que Moa meta el nazismo en la cuenta del ateísmo moderno.

4:27 p. m.  
Blogger Freman escribió...

... y por poner una nota más ligera: me ha hecho gracias descubrir que, a principios de siglo, el papa de por entonces, León XIII, emitió una bula contra la herejía del momento: ¡el americanismo!

El enlace de la Wiki es el más conciso:

La herejía americanista

La bula es la Testem Benevolentiae Nostrae. Ahora, al menos, disimulan un poquito más respecto al Gran Satán.

4:35 p. m.  
Blogger Freman escribió...

... ¡ah, y éste ya era "infalible"!

4:36 p. m.  
Blogger Eduardo escribió...

Jajaja....lo del "americanismo" lo desconocía, aunque supongo que habría que ponerlo el línea con la condena general del "liberalismo", que con frecuencia los autores liberales (y fusionistas religiosos) acostumbran a suavizar más de la cuenta (Gregorio XVI, "Mirari Vos", Pío IX, "Syllabus", "Quanta cura" y Pío X, "Pascendi", si no me equivoco).

El bolchevismo no sólo no terminó siendo "cosa de judíos"; sino que era una doctrina esencialmente antiliberal precisamente en cuanto antijudía, por lo menos en algún grado. Johnson también explica, no sólo las probables raíces antisemitas del propio Marx, sino la gran influencia de Hobson en Lenin a la hora de elaborar la doctrina del imperialismo.

En la amistad nazi-americana, tampoco habría que olvidar a Henry Ford dentro de la corriente de simpatías que generó el nazismo y el socialismo en América. Y, por otra parte, para terminar por derribar las ideas moeñas de "ateos contra creyentes", tampoco habría que olvidarse de los servicios prestados por Roosevelt a Stalin.

12:23 a. m.  
Blogger QRM escribió...

Conocía el Sylabus, pero esta encíclica no, y me parece soberbiamente clarificadora.
El americanismo que condenó la iglesia resume todo lo que yo siento como bueno, todo lo que soy como persona, así que aunque sea a contrario sensu se agradece que a uno le resuman tan bien los postulados.
Para que luego los fachirrojos y ecofachas se metan con la iglesia. Pero si son ellos mismos. Hay la misma relación que entre Hitler y Stalin. En el fondo son iguales, y compiten por el mismo público.

10:29 a. m.  
Blogger Freman escribió...

me parece soberbiamente clarificadora

... y luego El Hispánico, que es una buena persona (lo aclaro por si lo lees, E.H.), se horroriza cuando digo que la Iglesia no es liberal. ¿Desde cuándo la constatación de un hecho es una ofensa? Es simplemente lo que hay. Lo que sí es malo es cerrar los ojos a este hecho, y depositar todos los huevos liberales en la misma cesta ("... porque he aquí que vendrá la Zorra, como ladrón en la noche, y se zampará todos los huevos, y al día siguiente, a la hora del desayuno, sobrevendrá el hambre y el rugir de vientres...").

Es cierto que hay un refrán que dice: "mantén cerca a tus amigos, y más cerca aún a tus enemigos". Pero sólo funciona si no confundes las etiquetas. Es lo que ha hecho, además, la moderna iglesia española con nuestros liberales... al menos, con los que más se ven. Pero la iglesia es como el elefante (no el de Orwell, por supuesto), que nunca olvida quién es quién. Y mamá gallina puede, en el momento en que los pollitos píen (sin segundas) con demasiada estridencia, sentarse con todas sus fuerzas sobre la generación que hasta ese momento había incubado.

4:46 p. m.  
Blogger Freman escribió...

En la amistad nazi-americana, tampoco habría que olvidar a Henry Ford

Tomo nota.

Por cierto, ese es otro detalle interesante, y a primera vista circunstancial. Me refiero a la fundación Ford como gallina incubadora actual de cuánta infamia y miseria se cuece en el mundillo rojeras multiculti de los EE.UU. Y el paralelo es el papel de la Compañía de Jesús tras la 2GM, como una de las piezas claves en el encubrimiento de pistas sobre la guerra y sus causas. Es cierto que la CJ siempre ha sido "muy suya", o como se dice, siempre ha ido a su bola.

4:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio