martes, abril 17, 2007

Sansebastián

Isabel SansebastiánDice Isabel Sansebastián que hay que prohibir las armas de fuego (en los Estados Unidos, observe bien) y los videojuegos. Luego aclara: "los violentos". Claro...
Yo no llego a saber tanto como lo que hay que hacer... y mira que me considero inteligente. A lo más que llego es a saber lo que pasa cuando uno aprieta cada uno de los botones principales de la máquina social. Más exactamente, lo que pasa en los primeros diez minutos después de apretar el botón. Si pulso dos botones, ya me pierdo.
¿Quieres suprimir los impulsos violentos, Isabel? Hazlo. Pero vas a tener que arrastrar a la gente al ejército de los Estados Unidos. Es un país violento, pero ese país violento nos ha sacado las castañas del fuego cuantas veces han caído nuestras castañas sobre las llamas desde que Europa dejo de ser "violenta". Si eso ocurre, Isabelita, ¿quién será nuestro salvador la próxima vez? ¿Benedicto XVI, que irá a tocar el piano a nuestros enemigos? Oh, sí, no sería la primera vez. Así fue como nos libramos de Atila: pagando a los paganos, lo que suena a dark sarcasm in the classroom. Habría que escuchar la historia según Atila.
Luego dice la Sansebastián que hay que eliminar la idea del éxito como medida visible del triunfo. Sí, ya sé que suena a redundancia o disparate, pero fue más o menos la idea. Resulta que la Sansebastián es de "derechas"... en España: es nuestra Ann Coulter, la "rubia que no se corta un pelo". Y es una persona que se ha ganado el respeto con un par de vísceras, denunciado las burradas del nazionanismo vascuence. Sorprende, por lo tanto, ese odio al éxito (¿será al ajeno?), pero no tendría que ser así. Ese odio lo cobija y profesa una persona que cree en un Dios que vino a este mundo y terminó clavado en una cruz, que dicen que prometió volver, y a quien todavía hay quienes lo esperan.
Yo no. Yo quiero triunfar, quiero vivir de puta madre y quiero ser el mejor en algo. Y cultivar mi jardín, a salvo de los Atilas de este mundo.
Pero vivo en un país que odia a los triunfadores.

Etiquetas: ,

11 Comments:

Blogger Arbok escribió...

..Pero vivo en un país que odia a los triunfadores..

..que los envidia Freman, que los envidia...el odio, llega después.

3:08 p. m.  
Blogger anghara escribió...

No puedo estar más de acuerdo.

Saludos,

5:01 p. m.  
Blogger Martín escribió...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

7:47 p. m.  
Blogger a escribió...

Bueno, hablamos de la eminente pensadora. que nos iluminó con su revelación de: "Sería muy deseable una regulación de los juegos de rol por parte de la Administración, al igual que se ha hecho con otro tipo de juegos", o "Estos juegos de estrategia, así como los de rol y aventura, son característicos de personas con relaciones de baja calidad tanto en el ámbito familiar como con los amigos.".

Por lo que me mas pena me da es por los hijos de esta señora, que son los que después acaban con las manchas en el pelo en youtube, y la "pobre" mujer preguntándose que ha podido pasar, aunque seguro que es culpa de la competitividad (ese es el tipo de cosas que se escuchan en la tertulia de la Tarde con Cristina cada vez que sale el tema).

Comparto la perspectiva sobre el éxito, y de hecho desgraciadamente lo sufro a diario, por algún motivo aquí parece que la gente le tiene miedo a competir.

No sé, cada vez estoy menos seguro de que muchos no se merezcan que les gobierne Mohamed VI.

PD: Puto blogger, soy rakras.

10:42 p. m.  
Blogger Arbok escribió...

Desde mi punto de vista Martín es la envidia la que actúa. Fíjate si es así, que no se puede considerar un triunfo por "mérito propio".

Es decir, cuando la mayoría de la gente ve a un gran triunfador o a un rico, inmediatamente "no es trigo limpio", "algo ha hecho"..les es inconcebible que alguien se supere y triunfe únicamente por méritos propios.

¿Por qué?, por envidia, porque el agravio comparativo es horrible. Porque si ellos lo han conseguido, eso recalca que "tu no" y hay gente que eso no lo soporta.

Por lo tanto, y desde mi punto de vista, todo parte de la envidia, y el odio, es simplemente una consecuencia posterior. Ya que para los mezquinos "Cuanto más ves lo que tu no eres, más odias al que te lo hace ver."

8:20 a. m.  
Blogger Freman escribió...

No puedo estar más de acuerdo.

:) Hola.

PD: Puto blogger

Sin embargo, mira qué buena prensa:

Microsoft ya no es lo que era

Somos como las larvas de las abejas: cada uno encerrado en su celdilla, cada uno oyendo sólo sus propios murmullos y el estruendo de su corazón, y viviendo del calor y la energía que desprende la mierda propia. Pero se supone que un día la larva sale a la luz, mientras que para la mayoría de los humanos, la celdilla se convierte también en su sarcófago.

(... joder, juro que estoy bien... es que uno se acostumbra a rezongar y luego le sale con mucha naturalidad...)

¿Por qué?, por envidia

Se te olvida el miedo, que es mucho más básico y animal. La envidia, en comparación, es casi un sentimiento espiritual.

12:13 p. m.  
Blogger Arbok escribió...

..Se te olvida el miedo..
Acepto el apunte. ;-)

3:11 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

3:07 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Yo desde luego no lo soy , pero los triunfadores me parecen muy necesarios. Tambien me caen simpaticos los perdedores elegantes, ese perdedor nato que no le echa la culpa a nadie.

Lo peor es esa media tinta de personas que se obsesionan con el logro del otro y luego inventan filosofias.

Espana creo que no es un pais con espiritu de vencedor. A veces, se notan detalles poco importantes pero sintomaticos como eso de autodenominarse "espanolito de a pie", y tambien es muy habitual escuchar en concursos y competiciones deportivas a los integrantes espanoles decir cosas como "ya es un triunfo haber llegado hasta aqui...", o antes del juego decir " ...con la de plata ya me voy contento a casa.." y asi.

Pero si aspiras justo a la de plata, como mucho tendras la de bronce. Digo yo.

3:20 p. m.  
Blogger Freman escribió...

"espanolito de a pie"

:) Eso, y lo de tirar la cabra desde el campanario, me pone negro.

Me he acordado de una frase de Kipling, durante una entrevista: algo así como "la gente de talento debe hacerse a la idea de las pulgas, y no perder mucho tiempo intentando quitárselas de encima". Hace ya un tiempo, cuando empecé el blog, me pasé con cierta persona (es decir, yo en el papel de malo), y ésta, tras las aclaraciones, me dio un consejo: que no perdiese el tiempo pegándome con la gente. Al menos, con eso fue con lo que quedé. Pero no le hecho mucho caso desde entonces, por desgracia.

Al fin y al cabo, las águilas no cazan moscas, y no pasa nada porque intenten derribar a Supermán a pedradas.

3:32 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

También creo que España no es un país de triunfadores, y no porque no haya capacidades para ello, que las hay.

Lo que ocurre en algunas ocasiones es que el triunfo "cuesta" mucho, a parte de la suerte que se necesita y no todo el mundo está dispuesto a ello. Es más cómodo tener un trabajo bueno, aunque no subas más, que estarte matando para llegar a una cima.

Y si nos ponemos en el caso de las mujeres, algunas tienen que sacrificar su posible éxito por tener hijos, y otras directamente ni lo intentan. El estrés es muy malo.

10:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio