lunes, diciembre 31, 2007

Paganos

A su imagen y arácnida semejanza...Se aprende más sobre la evolución examinando aquello que no funciona, llámese el pulgar del panda o el chorrificio[1] de la almeja pocha. Se estudia mejor la historia de un idioma si nos fijamos en sus verbos irregulares. Y es que aquello que desentona es, con frecuencia un recuerdo petrificado de otros tiempos.
¿Cómo es que el 1 de enero escapó al celo cristianizador de la IntBisCo medieval? En este caso, falla la regla del fósil. La única particularidad del mes de enero es que marcaba el inicio del mandato de los cónsules romanos, de manera que IntBisCo poco tenía que preocuparse. Son modernas todas las tonterías sobre uvas de la buena suerte, las bragas bermellón, y las leyendas sobre barcos fantasmas en los que una orquesta de condenados toca Auld Lang Syne una y otra vez hasta el Día del Juicio Final.
¿Cómo podríamos cristianizar este agujero negro en el asfixiante tejido de la tradición? Veamos: Jesusito nació, o eso dicen, el 25 de diciembre. Todos sabemos que no es así, pero finjamos, en aras de la convivencia. El Jefe no nació, o lo hizo cuando el Big Bang: en todo caso, no se le puede asignar una fecha de nacimiento, y tampoco importa demasiado, porque de Él ya casi nadie se acuerda. La virgen multípara ya también tiene su cumple. Pues, coño, ¡nos queda el Espíritu Santo! Digamos que el Espíritu Santo nació un 1 de enero, y que ese día celebramos su eclosión del huevo. Porque no olvidemos que el Espiritito es una palomita, y que yo sepa...
Es curioso comprobar el efecto de todas estas tonterías en una mente infantil (asumo que usted ya ha olvidado el efecto que tuvieron en la suya). La pasada nochebuena, mientras mi sobrina cantaba villancicos para amenizar la ceremonia del engullimiento del turrón, mi sobrino, que es más pequeño, quizo aportar lo suyo, y se trajo un dibujo sobre brujas y vampiros que había hecho por Halloween. La familia se sorprendió y escandalizó, pero es porque no comprendieron el funcionamiento de la inocente mente del niño: ¿no estábamos celebrando el cumple del Hijo de Dios? Pues, joder, ¿por qué no acordarnos del natalicio de su hermano Lucy? Al fin y al cabo, el viejo Nick será un hideputa, pero también es hijo directo del Señor.

Nota: un chorrificio es un orificio por el que sale un chorro.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger J escribió...

Teniendo en cuenta que el mandato de los cónsules se adelantó de la primavera a enero para que les diese tiempo a llegar a sus provincias asignadas y aprovechar la temporada veraniega para repartir estopa, y que las guerras celtibéricas tuvieron que ver en eso, esto de la nochevieja es casi casi un invento hispano.

3:54 p. m.  
Blogger Freman escribió...

:) Feliz Lo-Que-Sea.

Tengo bien sujeto a Shosho (el figmento new age de mi alma, materializado en un conejo histérico) en estos días, pues quiere dar a conocer su último descubrimiento: la Trinidad no es más que una manifestación premonitoria de la naturaleza triádica de los quarks. Le he preguntado que qué coño iba a hacer con la Virgen María en su modelo, y me ha dicho que es fácil: la Virgen María es un gluón. A Shosho, el mazapán le hace el mismo efecto que la cafeína.

4:34 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Hoy toca sobredosis de felicidad, doo dooah, se han curado las gripes de todos menos la mia.

5:12 p. m.  
Blogger rakras escribió...

Una puta mierda, toca hoy.

Grrrr.o

6:42 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Hay gripes cariñosas, Cruz. Rakras... no muerdas la alfombra (en inglés, la frase tiene más salero).

6:48 p. m.  
Blogger Tumbaíto escribió...

¿Cómo coloca los superíndices?

12:05 p. m.  
Blogger Kinn... escribió...

¿Cómo coloca los superíndices?

Seguramente solventa el asunto con los tags apropiados, como manda mr. HTML. ;-)

9:41 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Usa <sup> y </sup> para "subir" el texto. Claro, supongo que lo que te interesa es el enlace a la nota: es un enlace normal encerrado entre las etiquetas de supraíndices, pero el truco está en el enlace en sí.

Eso se consigue poniendo una marca como ésta en el punto donde expandes la nota:

<a name="mi_nota"></a>

Observa que no es un enlace, a pesar de tratase de una etiqueta A, porque en vez de HREF, usa NAME. Luego, en el enlace que debe saltar a la nota, usa esta sintaxis:

<sup><a href="#mi_nota">[1]</a></sup>

La almohadilla # es la que indica que se trata de un enlace dentro de la misma página. Una recomendación: intenta que el nombre elegido para identificar la nota (en mi ejemplo mi_nota) no entre en conflicto con otras notas tuyas. Ten en cuenta que si aparecen dos posts en una misma página, puede producirse un conflicto entre dos notas.

10:48 p. m.  
Blogger Freman escribió...

... observa, además, que en las etiquetas que definen adónde saltar, hay una etiqueta de apertura seguida de otra de cierre, sin nada entre medias:

<a name="mi_nota"></a>

No es un error: es que es así.

Por cierto, la nota en mi post se llama "paganos_1", por lo que te decía de evitar conflictos.

10:50 p. m.  
Blogger Tumbaíto escribió...

Mil gracias.

4:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio