lunes, junio 11, 2007

El remedio y la enfermedad

Un crío desaparece en Coslada. Lo llevaban a vacunar, pero se dio cuenta de la jugada, de que no lo estaban llevando precisamente a Disneyland, y cuando su familia pisaba el umbral de la puerta del hospital, el aterrorizado infante tomó las de Villadiego. ¿Dónde habría buscado usted al fugitivo?
Pues bien, ahí no fue adonde escapó. La fuga tuvo lugar a las 13:30 de una tarde, y al día siguiente, tras seguir el retoño en búsqueda y no captura, la atribulada madre denunció el caso a la Policía. Para hacer corta la historia, saltaré al desenlace:
Durante la mañana del día 9 el abuelo acompañó a los policías por diversos lugares que solía frecuentar su nieto, pero no hallaron rastro de él. Poco después decidieron centrar la búsqueda en la vivienda y 'voilà', apareció el niño detrás de un sofá en el suelo de la terraza. El niño confesó después que había estado hasta las 2.00 del viernes por la zona de su domicilio, "vigilando que nadie le viera", hasta que decidió saltar la valla.
José Luis Rodríguez Zapatero, próximo ex-presidente de ex-Paña, ha dado inmediata orden de llevar al niño a su despacho, para nombrarle su Sensei en artes del escape y disimulo. ¡Ah, si ZP cupiese tras un sofá! ¿Será por esta razón que la Sonso mando a tirar todo el anterior mobiliario de La Moncloa?
Pero para cumplir tal orden, los esbirros zetaperinos tendrán antes que atrapar la culebra, y como se ha visto, es difícil hazaña donde las haya.
A mí me preocupa más el crío. Por favor, llevadlo al psicoanalista o a lo que sea que se lleve ahora... y explicadle antes que ahí no te pinchan. O eso, o va a tener que vivir una futura existencia de Hombre Invisible. Si ahora le asustan las vacunas, ¿qué le ocurrirá, por ejemplo, cuando le toque pagar a Hacienda, ya de mayor? Bueno, siempre quedarán los puentes y las fiestas para capturarle...

Dice Moa ahora:
"A partir de la I Guerra Mundial ocurrió en Europa occidental un fuerte proceso de descristianización, impulsado desde diversos frentes: marxismo, psicoanálisis, socialdemocracia, nazismo, y algunos –no todos, desde luego– sectores liberales. Es difícil decir en qué grado influyó ello en la crisis de los sistemas liberales y en los sucesos que culminaron en la II Guerra Mundial. Pero probablemente influyó algo."
He copiado el párrafo entero para no despojarlo de su contexto inmediato, pero la frase que falla es la primera... y el resto es una consecuencia de ese fallo primario. El mundo occidental venía descristianizándose desde mucho antes, y lo realmente notable del período aludido por Moa es que se trato de un período donde se produjo un auge (temporal) de una ola de restauración católica. Claro, si confundimos el mundo con España, es lógico que veamos líneas negras que convergen en 1936. Recordemos, no obstante, la euforia católica tras la independencia irlandesa y el declive colonial de uno de los peores enemigos de Roma: el Imperio Británico. El modelo en la mente de muchos fue Irlanda: un país étnicamente puro (en teoría), un país religiosamente puro ganado para Mamá Roma. Funcionó en Irlanda. También funcionó en Croacia, pero los croatas no eran irlandeses.
En realidad, buena parte de lo que ocurrió hasta la derrota del nazismo en el 45 ocurrió en realidad impulsado por la lucha contra esa temida descristianización. Los soldados que tripulaban los Panzer luchaban contra el psicoanálisis de aquel odiado judío de Viena, y contra la extraña ciencia judía y sin Dios de aquel miserable de Einstein y sus secuaces (a pesar de la rubicundez y germanidad de un Heisenberg, por cierto).
Es cierto que aquella reconquista cristiana se tiñó de paganismo, pues ya se había producido una buena parte de la transferencia de sacralidad hacia los nacionalismos europeos, pero la Iglesia Vaticana no era ajena a ello. Más bien, la Iglesia se adaptó y propulsó aquello porque, correcta o equivocadamente, achacó gran parte de sus desgracias a su anterior presunto "universalismo". O dicho de otro modo, creyó que agitando los trapitos nacionales iba a evitar el surgimiento de otro Garibaldi (¡y no pierda de vista el ejemplo irlandés, o el vasco... o el croata!).
No quiero decir con esto que la única responsable de la IIGM fuese la Iglesia Católica, ni siquiera el conjunto de religiones cristianas: el Vaticano no ha tenido tanto poder en los tiempos modernos como para ello. Si actuaron, fue a través de las ideas que incubaron, propulsaron y luego difundieron; pero la autoría intelectual sólo sirve para probar débiles implicaciones en los tribunales de justicia. Y es evidente que hubo muchísimos más actores. Estuvieron también los bolcheviques (otro de los temores del tripulante del Panzer, aunque confundiese interesadamente bolcheviques con judíos). Estuvo también una grandísima parte del Protestantismo alemán. Pero una guerra suele iniciarse a partir de un primer golpe. Aquí en España, el primer golpe lo dieron los psocialistas en el 34, pero sólo porque Spain is different. En el resto de Europa, los últimos golpes de los bolcheviques se agotaron patéticamente en la década del 20. A partir de entonces, sólo golpeó el otro bando. Y cada vez con más fiereza, hasta que la guerra mundial fue inevitable.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Marzo escribió...

Interesante. ¿Conoces a "Spengler" el del Asia Times? Lo del nazismo como parte de, o coincidente con, la ola de restauración católica me ha traído a la memoria un artículo suyo, The Laach Maria monster...

1:50 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Sí, lo conozco y leí el artículo. De todos modos, confieso que los apóstoles de la decadencia suelen ponerme de mala leche (la elección del seudónimo nunca es casual). Este "Spengler", hay que reconocerlo, ha ido girando imperceptiblemente el timón a lo largo del tiempo que lleva escribiendo para el Asia Times, y creo que en la dirección correcta. Si repasas los artículos más antiguos, verás que el amigo se entusiasmaba lo suyo con Pepe Ratzinger, pero a raíz de los desmentidos por lo de Ratisbona, parece que se lo ha pensado dos veces.

Lo del nazismo como parte de, o coincidente con

¿Sabes cuál es el origen del "infantilismo" de la actual cultura de masas japonesa? La causa es fácil de encontrar, pero no me di cuenta hasta hace poco. Se debe principalmente a la presión de las japonesas. El ideal masculino que se han montado es un maromo con rasgos infantiles, como si no tuviese ni un miligramo de tetosterona circulando en la sangre. Al mismo tiempo, la cultura japonesa actual sigue tratando a las mujeres como si de un trapo se tratase. Es muy posible que la presión cultural neoténica sea una reacción femenina más o menos espontánea. Y es posible que este tipo de reacción sea un fenómeno más general: en las sociedades muy masculinizadas, se produciría una especie de revancha espontánea en la selección sexual, con lo que la sociedad se afeminaría en un par de generaciones. Es más difícil ver cómo se podría producir una reacción a la reacción, pero puede haber sido uno de los factores en la "masculinización" (lo que "Spengler" llama "paganización") de buena parte de Europa a finales del XIX y principios del XX. Las quejas de Nietzche contra el cristianismo pueden ir por ahí... sin menoscabo de las teorías sobre la homosexualidad del personaje y de buena parte de la cúpula nazi: al fin y al cabo, la homosexualidad "heroica" suele ser muy misógina.

Por supuesto, no se trata de descubrir la sopa de ajos y buscar una explicación para todo y para siempre. Las cosas nunca son tan simples. Pero hay datos que se comprenden mejor de esta manera: cuando las cosas se salen de madre por exceso de tetosterona, las mujeres pueden presionar para devolver el fiel de la balanza hacia el punto de equilibrio mediante la selección sexual.

Claro, me puedo equivocar...

8:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio