miércoles, junio 06, 2007

Entre huríes y glorias celestiales...

... aunque, mirándolo con un mínimo de objetividad, es preferible pasarse la eternidad follando con las setenta y dos vírgenes que "disfrutando" con la gloria de Dios mientras escuchas al Arcángel Mikey tañer la lira en paños menores.
En cualquier caso, no se preocupe por mí o por mi salud mental y espiritual: sigo afirmando que es mucho mejor el olor del pelo de una mujer terrenal e imperfecta que todas las glorias celestiales cristianas, morunas o tibetanas.

¡Y qué vergüenza la concesión del Príncipe Republicano de Asturias al cínico hipócrita de Gore! ¿Espartanos? Del pueblo de guerreros que alguna vez quizás fuimos, nos hemos convertido en una horda de palafreneros, monosabios y suplicantes.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Germánico escribió...

Cuando le dieron el Oscar al mejor documental se lo debieron dar al mejor actor. Es todo un comediante.

Se va a forrar con tantos premios, venta de libros, conferencias.....así imagino podrá pagar la elevadísima factura de la luz de su mansión o la gasofa de los enormes coches hipercontaminantes que usa.

Es un Tartufo de nuestro tiempo.

2:53 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Quien sabe. A lo mejor un día te proponen a tí o a mí para el Príncipe de Asturias. Pero creo que no lo aceptaría ni siquiera haciéndome falta el dinero.

El que seguro nunca me darán es el Nobel de la Paz. A mi edad, Yasser Arafat ya había asesinado a mucha gente. Nos lleva demasiada ventaja...

11:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio