miércoles, marzo 21, 2007

Epica batalla contra la caspa

Por cierto, mirad qué curioso:
Si hay algunos que pretenden ver a la Virgen en una mancha de moho, ¿por qué no iba a haber quien viese al Diablo en un champú anticaspa?
Knuth se salva de sus protectores...Y por dar una buena noticia, aquí tenéis la del "indulto" del osezno Knuth, cuya cabeza pedían los ecogilipollologistas:
Este es un ejemplo de lo que ocurre cuando los seres humanos dejamos que nuestras ideas sobre la "contaminación" se cuelen entre nuestros razonamientos. La bolita de pelo blanco de la foto fue rechazada por su propia madre, y un cuidador del zoo de Berlin decidió alimentarla a biberón. Para los ecotontistas, el osezno se había "contaminado" con las malvadas costumbres humanas, y se había convertido en un "inútil", una especie de infraoso, y debía ser sacrificado.
Soy un tipo que acierta, curiosamente, cuando me dejo guiar por mis intuiciones, más que por mis razonamientos. Hace un tiempo, viendo uno de esos documentales "naturales", me sentí muy mal, porque me di cuenta que el hideputa que lo había filmado o editado, disfrutaba con las escenas "fuertes". No son todos, por supuesto, pero tengo la impresión, cada vez más fuerte, de que el último refugio de los modernos sádicos es el ecologismo, que se está convirtiendo en el spencerianismo del siglo XXI.
Knuth, pequeño, me alegro por ti...

Como detalle curioso, observe la foto del artículo en la que salen las manos del cuidador. Tiene un arañazo en la derecha: estas crías, a pesar de su tamaño, suelen jugar "duro". Súmele la mención del artículo sobre que el buen hombre tuvo que abandonar (espero que temporalmente) su casa para poder sacar adelante al osezno, y note cuánto desprecio al esfuerzo de esta buena persona lleva implícitamente la petición de matar al animal.

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger Carlos Paredes Levi escribió...

¿Qué debía ser sacrificado?
No puedo entender tanta falta de humanidad y de la más mínima bondad y generosidad hacia otro ser vivo. Estos detalles, junto a las permanentes noticias sobre el maltrato y abandono, especialmente de perros, me ponen enfermo y violentan de tal forma que me encantaría echarme en cara a uno de esos cobardes maltratadores. Esos que se atreven a ser depiadados con un animal indefenso pero que se le arrugan los cojones ante un hombre.

12:28 p. m.  
Blogger Freman escribió...

El spencerianismo fue la aplicación mecánica y falaz del darwinismo a las ciencias sociales, y aunque en principio no se asociaba con ninguna de las dos ideologías, influyó mucho en el fascismo y en el comunismo "occidental". Los marxistas-leninistas, curiosamente, sufrieron una menor influencia: la exigencia de ortodoxia como moneda que compraba la supervivencia en los países "bolchevizados", apantallaba la influencia del spencerianismo. Y es curioso, porque las metáforas biológicas en las ciencias sociales fueron uno de los argumentos principales del "famoso" (en el sentido del inglés "infamous") libro de Spengler: "La decadencia de Occidente". Es otra de las razones por las que soy "antidecadentista".

El spencerianismo está bastante descreditado, o eso espero, pero lo ha sustituído el ecologismo, cuyas premisas y tendencias se parecen muchísimo.

Lo de las "metáforas sobre la contaminación" es también interesante: creo que, en su momento, también propiciaron el Holocausto. La nebulosa de prejuicios contra los judíos en la Alemania pre-nazi incluía en posición destacada la acusación de "impuros": las "decadentes" pelis de Hollywood, financiadas por judíos, el psicoanálisis freudiano, percibido como una "perversión judía", más en general la "decadente" vida cultural en las cosmopolitas Berlin o Viena (el "cosmopolitismo" fue un arma acusatoria compartida por nazis y comunistas)...

Es por eso también que veo con recelo los intentos de basar decisiones políticas o legales en sentimientos basados en el asco: es una de las mayores fuentes de irracionalidad en el ser humano (un servidor no escapa a ello).

Volviendo al osito polar: para estos gilipollas, el contacto con los humanos lo "contaminó". Estropeó su "pureza natural". Y entonces entra en escena otra de las "ideas" del complejo relacionado con la contaminación: "ser benevolente a través de la crueldad". La maldad humana cambia muy poco en su forma y contenido a lo largo de los siglos. Es sólo que ahora somos más "eficientes".

3:14 p. m.  
Blogger Carlos Paredes Levi escribió...

Tienes razón, lo único que cambia, es la tecnología.

3:17 p. m.  
Blogger Elisa de Rocamora escribió...

¡¡¡¡¡¡¡¡Bien por la preciosa bolita blanca! por ahora está a salvo y no y no, no hacen falta razones para entenderlo, al menos a mi me lo pide mi ser, ¿porqué matarle? ¿porqué? si además es una especie amenazada. Lo he leído y sigo sin poder entender las no-razones de estos llamados defensores de los animales.

8:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio