miércoles, febrero 07, 2007

El Algebra de la Tortilla Infinita

El comisario Jodorowsky, sadomazorquista y tortilleroCuando a Matt Stone y Trey Parker, creadores de South Park, se les resecan las meninges, recurren a un truco que nunca falla: echan mano de Mr Hankey, un extraño personaje cuyo nombre, en celtíbero, vendría a ser algo así como Señor Mojón. Mr Hankey es un pedazo de mierda muy gordo, pero muy alegre, con una bufanda verde permanentemente enrollada alrededor de donde se supone que tiene el cuello, y un gorro rojo como el de Santa Claus... porque nuestro Señor Cagarro es un auténtico fan de las Navidades. Es un pedazo de mierda, eso sí, pero muy respetuoso con las tradiciones.
Alejandro Jodorowsky es a Fernando Dragó lo que Mr. Hankey es a Stone y Parker:
  • ¡Fernando, que no tenemos noticias para una hora de programa! - avisa la Samboal.
  • ¡Ya sabes, un primer plano de la Sharapova!
  • ¡... que la Sharapova ha dicho que no, Fernando!
  • Bueno, rellena con cualquier mierda...
  • ¿Jodorowsky?
  • Vale, eso mismo, ¡qué remedio!
Hoy, Jodorowsky nos ha aleccionado sobre los goces y placeres del tortillerismo y el sadomazorquismo, temas que domina como un verdadero profesional. Por desgracia, no es lo que parece. Al parecer, a este señor le pagan por contarnos una buena noticia por las noches, y la de hoy ha sido que los mexicanos se han rebelado por la subida de los precios de las tortillas de maíz.
¿Y qué hay de bueno en una rebelión de mexicanos? Jodorowsky ha dicho que puede ser el principio de una Revolución Proletaria: los culpables de que la tortilla sea tan cara son, como puede suponer, George Bush y José María Aznar, en ese preciso orden. Nuestro shamán de la Pampa se estremece imaginando furiosas manadas de mexicanos hambrientos que cruzan el Río Grande como los búfalos negros atraviesan el Okavango, para abalanzarse sobre los Sears y Wal-Marts de los rostros pálidos y destrozar a mordiscos sus jamones.
Lo malo es que la crisis no es culpa de los yankees. A pesar de que los mexicanos tienen una dieta basada en la dichosa tortilla (más o menos como los pandas, que sólo comen bambú, o los koalas, obsesionados con las hojas de eucalipto), resulta que México tiene que importar maíz... de sus vecinos del Norte, que lo producen más barato y en mayor cantidad. Ahora bien, los "marditos gringos" han comenzado a subvencionar el uso de maíz para fabricar etanol, y la demanda se ha disparado. Menos maíz en México significa precios más caros; precios, eso sí, decididos por los propios distribuidores mexicanos. Pero, ¿por qué dejar que la realidad nos estropee una bonita teoría antiamericana? Si Jodorowsky dice que es culpa de Aznar y Esperanza Aguirre, tiene que ser verdad.
Al menos podemos consolarnos pensando que no hay crisis tortillera en la Patagonia. La sola presencia del Comisario Jodorowsky en el telediario draconiano es una sólida evidencia de que Argentina sigue siendo el principal productor y exportador mundial de mazorcas y mazorquistas.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Prevost escribió...

Pues espera sentado la que nos va a caer con esa sección. Yo pensé que la sección traería noticias apolíticas, pero a no ser que se turnen con el guión, vamos a tener planteamientos de Izquierda Chomsky para rato...

10:37 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Pero eso era de imaginar: Dragó es un artista, no un político, y como artista, considera que lo suyo es "épater le bourgeois". Y al sur de los Pirineos, la frase se traduce como "dar por culo". De modo que era previsible una epidemia de almorranas.

A mí, mientras no intente convencerme de la santidad de Jodorowsky, que Dragó ponga un payaso en pantalla me parece una simple anécdota. Eso sí, la noche en la que diga "qué razón tienes, Alejandro", apaga y vámonos.

12:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio