domingo, junio 14, 2009

Proyecto Noam Hamsky

La Fundación Freman Bregg también financia experimentos sobre biología, neurociencias y etología. Nuestro proyecto estrella es el Proyecto Noam Hamsky, y este artículo resume, por primera vez, algunos de sus sorprendentes resultados.
Noam HamskyEl proyecto tiene como principal objetivo demostrar que no sólo existe una Gramática Universal, sino que todos los mamíferos suficientemente listos la padecen. Para demostrarlo, aislamos durante un año completo a una colonia de hámsters en una instalación subterránea del Valle de la Muerte, a pocos kilómetros de Las Vegas, junto con educadoras voluntarias, reclutadas entre el estudiantado universitario. Cada educadora se encarga de enseñar los rudimentos del lenguaje humano a una docena de hembras recién paridas. Se supone que las madres no llegan a realizar verdaderos progresos, pero las crías aprenden por mera imitación. Las educadoras, además, masajean suavemente a las crías para bajarles la laringe y estimularles la vocalización.
A uno de los hámsters, de color marrón, lo bautizamos, cariñosamente, Barak Obama, pero todos en el laboratorio lo llamábamos Bobo. Era el hijo de una hembra blanca y un macho de pelo oscuro. Temimos por su vida durante sus primeras semanas: el padre se pasaba las horas postrado de rodillas, y la cría parecía seguir el mismo camino. Llegamos a sospechar que padecían alguna enfermedad neurológica degenerativa. Cuando creíamos que no quedaba otra solución que sacrificar el especimen, la enfermedad remitió milagrosamente, y Bobo salió adelante.
Dos sujetos cantando Singing in the RainNuestros esfuerzos se vieron recompensados hará ahora unos seis meses. Uno de nuestros investigadores observó, a la hora de la comida, un nerviosismo desacostumbrado en un ejemplar llamado Neil. Daba saltitos y agitaba las patas delanteras. El científico puso el hámster sobre la palma de su mano y lo acercó a su oído. Entonces el animalito gritó: pistachio! Fue una pequeña palabra para un diminuto roedor, pero un gran salto para la Humanidad.
A partir de ese momento, las habilidades vocales de nuestros sujetos mejoraron dramáticamente, aunque el sexo parece influir mucho en los resultados. Por ejemplo, la mayor parte de la charla de las hembras trata sobre el pelaje y los rituales de acicalamiento, mientras que el noventa por ciento de la conversación de los machos se reduce a monosílabos como eh, uh y wow. Es también verdad que Neil adquirió la fea costumbre de decir "enséñanos las tetas" cada vez que las doctoras Samantha Stone y Jennifer Horns entraban en el laboratorio.
Al final, todos los hámsters involucrados en el proyecto se comunicaban verbalmente con soltura, tanto entre ellos como con los controladores humanos. Ningún hámster sufrió daños ni efectos secundarios durante el proyecto, excepto Bobo, que se pasaba el tiempo diciendo tonterías por ahí. Finalmente, nos vimos obligados a sacrificarlo. La Fundación conserva su cuerpo embalsamado, y es utilizado como pisapapeles por uno de nuestros ejecutivos.

El apellido del hámster Neil es Hamstrong, por supuesto: Neil Hamstrong. Ahora ha pasado a colaborar en un proyecto muy secreto de la NASA...

Etiquetas: ,

16 Comments:

Blogger sarah escribió...

Desde tu Cosmic ordering for begginers que no me reía tanto...

Definitivamente son mucho más interesantes los proyectos de biología que la Fundación Freman Bregg patrocina. Los de religión uhmmm, son algo aburridos.

Gracias por las risas, hoy me hacían falta :))

6:11 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Es fácil ser profeta after the fact... pero la verdad es que imaginé que te iba a gustar. No sé si conoces la historia real de Kanzi y Sue Savage-Rumbaugh. Estoy leyendo un libro de Christine Keneally sobre el lenguaje humano.

Claro, a Kanzi no le daban masajes para que vocalizase...

12:10 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Este es el cabronazo de Kanzi:

Kanzi

12:11 a. m.  
Blogger sarah escribió...

Pues no, no la conocía. (¿hacía falta ponerle camiseta a Kanzi? dichosa manía de vestir a los animalitos...)

¿Está bien el libro de Christine Keneally? le he echado un vistazo y lo parece. Me interesan los temas que mariposean por el lenguaje y su (in)utilidad, aunque ahora mismo, por exigencias "del guión" tengo muy poco tiempo para lecturas "por vicio", las que tengo lo son por obligación.

Un saludo.

7:18 a. m.  
Blogger Freman escribió...

:) Pues sí, dichosa manía, para que se vean más "monos". Aunque sospecho que el propio Kanzi elige su vestuario. Hace poco vi un documental en el que Sue y Kanzi se van de acampada... y la verdad es que el mono es un personaje. Hasta enciende la fogata.

La verdad es que me da un poco de pena con el animal. Debe ser terrible tener que recurrir a ejemplares de otra especie para poder conversar. Koko, una gorila famosa en esto del lenguaje, se quejaba cuando le tocaba compartir con "gorilas mudos".

¿Está bien el libro de Christine Keneally?-

Sí. Aunque es un poco periodístico. Y se centra mucho en la parte evolutiva y biológica. Pero sí, está muy bien.

A mí, como animal abstracto que soy, me gustan más libros como The Power of Babel, que tratan más sobre el lenguaje en sí. Y que te ofrecen información muy útil sobre el mundo "real", como saber por qué en Piratas del Caribe, los salvajes que apresan a Jack Sparrow lo llaman "Long Pikki-pikki". Uno nunca sabe cuándo va a caer en medio de una tribu de caníbales.

las que tengo lo son por obligación-

:) ¿Te obligan a leer? A mí, quienes me pagan, me castigan si leo.

12:25 p. m.  
Blogger sarah escribió...

Debe ser terrible tener que recurrir a ejemplares de otra especie para poder conversar.

¿A ti no te ha pasado nunca?...

Sobre los libros, los incluiré en la próxima lista que haga a Amazon como premio a mí misma por ser tan maja :-)

Me expliqué mal, estoy en período de exámenes: las lecturas que tengo son, pues, "obligadas". De todos modos, hubo un tiempo en que me pagaban por leer libros y corregir las incorrecciones ortotipográficas. No sé de qué trabajas tú pero... qué rancios son tus jefes.

6:07 p. m.  
Blogger Freman escribió...

¿A ti no te ha pasado nunca?-

Este podría ser un buen momento para cerrar la boca... pero la verdad es que no. No me dejaban tener animales cuando niño: soy, o era, asmático alérgico. Por lo tanto, la culpa de ser como soy no es mía, sino es la sociedad la que me ha hecho así. Sniff.

(la verdad es que podría adoptar un hamster, pero no iba a tener vida, el pobrecillo; los hamsters necesitan no sólo agua y alpiste, sino alguien que converse con ellos mientras corren en sus ruedas)

1:33 a. m.  
Blogger Freman escribió...

No sé de qué trabajas tú...

:) Pues a lo mejor te habría tocado corregirme los disparates. Pero eso es sólo una parte. Trabajo de mercenario tecnológico. Ahora mismo, la mayor parte de la paga viene de un banco. Y es increíble lo tecnológicamente reaccionarios que son.

1:40 a. m.  
Blogger sarah escribió...

Vaya, eres asmático y poliédrico, amén de mercenario tecnológico... ya sabía yo que algún defectillo tenías que tener, dejando claro que la culpa es de la sociedad (la culpa siempre es de la sociedad).

De los dos libros que propones me atrae el primero precisamente por el enfoque biológico y evolutivo. Igualmente, si me es posible, me agenciaré los dos.

Mejor no tener hámsters, aparte de tu asma, imagina que toman la fea costumbre de decir inconveniencias cuando te traes compañías interesantes a casa o resulta ser un soporífero "bobo" XDDD

No te molesto más, un placer leerte :))

9:28 a. m.  
Blogger Freman escribió...

;) No es molestia; todo lo contrario (pero eso ya lo sabías).

12:43 p. m.  
Blogger elquebusca escribió...

La entrada tiene gracia. bastante gracia.

1:34 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Tú canchondéate Freman, pero unos malvados biólogos germanos han producido ratones transgénicos con secciones del gen foxp2 humano ( cuya deficiencia causa problemas lingüísticos graves y que se considera muy relacionado con el desarrollo del lenguaje en nuestra especie). El interés era ver en que órganos se expresaba el gen y cómo influía su inserción. Los bichos no mostraban anormalidades fisológicas pero sí un comportamiento raro, menos exploratorio y con menos movilidad y diferente sensibilidad a los sonidos. Los circuitos cerebrales se mostraban también diferentes.
Ratones con uno de los alelos foxp2 ratonil (igual al del chimpancé y sólo difernte al humano en 2 aminoácidos)inactivado mostraron menos capacidad de aprendizaje y alteraciones morfológicas y metabólicas.
Pobres bichos.
J.N.

10:34 p. m.  
Blogger Freman escribió...

La entrada tiene gracia. bastante gracia.

:) Pues mira... no me lo parecía. Me he acostumbrado a un humor más cruel (aunque la verdad es que he sido bastante cruel con el pobre Bobo).

11:24 a. m.  
Blogger Freman escribió...

ratones transgénicos con secciones del gen foxp2 humano...

Sí, sale también en el libro de Kenneally (¡joder, qué trabajo me ha costado no escribir "la Kenneally"!).

Y yo me pregunto: ¿podría un chimpancé "humanizarse" si les das unas pastillitas desde que nace? ¿Sería una faena para el animalito, o un don divino, en plan isleño del doctor Moreau?

11:29 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Freman, debes referirte a un estudio anterior (que los hay) porque el trabajo que menciono se ha publicado en Cell hace unos días.
Para que quiere un chimpacé humanizarse, siendo un simio tan competente. Además calculan bastante bien y son bastante astutos para lo que quieren. Seguro que si le humanizas los demás lo harían de menos. Probablemente si logras endosar a un niño a una manada de chimpancés, los simios pensarían que aparte de raro, feo y calvo es un chimpancé un poco tonto.
J.N.

3:36 p. m.  
Blogger Freman escribió...

debes referirte a un estudio anterior.

Cierto, me he columpiado. Insuficiente atención. La frase entre paréntesis del primer párrafo acaparó toda mi (poca) atención.

Para que quiere un chimpacé humanizarse, siendo un simio tan competente.

:) Un científico, al menos los de novelas, no se pregunta "¿para qué?" sino "¿se puede?".

Yo no quiero humanizar a un chimpancé (si sale como mis vecinos, lo tendría que sacrificar), pero quiero darle alma a una oblea de silicio. ¿Merece la pena hacerlo? No lo sé: si termina siendo tan neurótica e impredecible como un cerebro de Homo Sapiens, quizás no. Pero lo que me interesa en realidad es si puede hacerse. La otra pregunta... ya veremos.

10:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio