sábado, junio 13, 2009

And the Nostragamus goes to the Yazidis!

El bribón de mi sobrino, pasándose el premio Nostragamus por el control de calidadLa Fundación Freman Bregg, en su noble empeño de aportar algo de inteligencia a este necesitado planeta, otorga, cuando me sale de las meninges, el Premio Nostragamus a la Historia Más Absurda Creída por Alguna Criatura Viva con Derecho a Voto. El premio consiste en una bacinilla de plástico, convenientemente decorada con motivos artísticos relacionados con la creencia premiada.
Este año ha habido una dura competencia, y la decisión del jurado ha sido más ardua que de costumbre. Hemos considerado la historia de los curas que se niegan a repartir hostias sin gluten, porque perderían su cualidad mágica. En el apartado de películas históricas, teníamos la historia de San Cristóbal, el santo cabezaperro (¡en otro momento!). Pero a última hora apareció un candidato que ha barrido claramente a los restantes nominados. En esta edición del premio, el Nostragamus se lo llevan, ¡los yazidis!

La secta de los adoradores del pavo

Tawûsê Melek, el Dios GallináceoLos yazidis son una especie de kurdos, más o menos. A pesar de la pinta de kurdos que rezuman, sostienen que son una raza aparte. Qué digo raza: son una especie aparte. Mientras que el resto de los mortales somos descendientes de Eva, ellos son descendientes de Adán. Le ahorraré los desagradables detalles sobre el incidente que permitió a Adán tener descendencia propia sin contar con Eva.
Pero lo anterior no bastaría siquiera para una nominación al Nostragamus: en el fondo, todos queremos sentirnos especiales. La nominación la han conseguido por ser los únicos gilipollas conocidos en este planeta... ¡que adoran a un pavo! No, no me refiero a un pavo como Huerta de Soto, sino a un pavo real que es un ángel. El bicharraco se llama Tawûsê (o Taus) Melek: el Rey Pavo. Al lado de esta gente, hasta Elentir pasaría por Stephen Hawking.
Evidentemente, se trata de una religión con mucha pluma. Resulta que el dios "de verdad" de los yazidis es un ente inaccesible que, en el principio, creó el universo y cosas como esas. Luego, ya cansado, eructó y creó una especie de miniyó angelical con las pintas de un pavo real, y le traspasó el poder y el trono. Para que no se aburriese demasiado, eructó seis veces más, por lo que hay un total de siete angelitos vigilando todo lo que hacemos... sí, eso también...
Si adorar a un pavo real les ha conseguido la nominación, el premio se lo llevan de calle por otra estupidez. ¿Sabe usted cuál es el otro nombre que le dan al pajarito estos necios? ¡Nada más y nada menos que Shaitán! Es decir: el nombre del diablo de los moromierdas. Imagine que usted vive en un barrio de viviendas de protección oficial en Dirkadirkastan, que su vecino es Bin Laden o alguien igual de tolerante que caga mirando a la Meca, y que a usted no se le ocurre otra necedad que poner un bumper sticker en su coche con la leyenda Shaytan Loves You. ¿Cuánto tiempo cree que aguantará sin perder la cabeza?
No obstante, me niego a creer que estos pavos sean tan tontos como parecen; es de esperar que tengan alguna regla sensata en sus míseras vidas. Y en efecto, el yazidismo prohíbe a sus fieles la ingesta de lechuga. Me da igual la teología subyacente, pero estoy completamente de acuerdo con ese mandamiento.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Anonymous Il Machia escribió...

A veces pienso que estás cabreado con Dios simplemente por que no existe :P

9:00 p. m.  
Blogger Freman escribió...

¡Pero los dos posts anteriores no eran antirreligiosos! Por el contrario, trataban sobre mi secta. Las dos historias sobre la sopa de piedras estaban cargadas de sabiduría.

Las demostraciones de teoremas son como las sopa de piedra, por ejemplo. Una vez que el primero lo consigue, tira la piedra y borra las huellas que indican cómo ha llegado ahí.

Y la segunda historia explicaba por qué un rasgo adquirido por adaptación puede perder su sentido una vez que se han modificado las condiciones en las que fue seleccionado.

Naturalmente, una verdad dicha por un payaso siempre parece un chiste. De eso se trataba también, por supuesto.

12:05 a. m.  
Anonymous Il Machia escribió...

Respecto a la historia de la sopa de piedras, la relacioné al momento con la opinión de la Iglesia respecto al sexo fuera del matrimonio.

8:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio