martes, mayo 06, 2008

Manual de fascismo para almas de bolsillo

uestra manía historicista nos hace imaginar al fascista como un megalómano, como un alma desaforada que intenta moldear el infierno a cartabonazos. Nada más falso. El alma inmortal de un fascista suele caber en uno de esos bolsillos frontales donde guardamos el cambio del desayuno. Sólo es grande en él su victimismo, y la sombra de su ego inflado, que amenaza con agostar las margaritas.
Conozco uno de estos casos: un viejo profesor que languidece en su cátedra de provincias. El tiempo, y la creciente conciencia de su futilidad, encogen y arrugan su almita de cartulina para postales. Las golosinas ya no le resultan tan dulces y denuncia airado al gremio de los pasteleros. Sube diariamente al metro y la sana sexualidad de la chiquillería adolescente se le antoja un espectáculo repugnante. Es natural que el mundo parezca inclinado para aquellos que se precipitan cuesta abajo.
Si los ascos y las náuseas del profesor se limitasen a estas necedades, sería un viejo más entre los muchos de esta Europa de hospital geriátrico. Pero nuestro Sócrates de extrarradio necesita elaborados consuelos, y la sinecura que le alimenta le garantiza el tiempo libre necesario para fabricarlos y, en ocasiones, desenterrarlos.
Mejor que la cicuta...Como al mirar hacia abajo sólo descubre sus pellejos cascados, alza el cuello entre crujidos, pretendiendo que alcanza las nubes. Traiciona el nombre de su profesión y finge creer en las más viles estafas, inventadas en tiempos pasados por otros villanos decrépitos. Escarba entre sus libros en busca de almas gemelas, y redescubre a un miserable, otra alma de bolsillo; un avistador continental de fuegos fatuos. Los chillidos metafísicos de la ratita olvidable encuentran resonancia en la caja de sus costillas. Y es que también él siente un deseo irrefrenable de sacar la pistola que no tiene cuando escucha la palabra "cultura".
No se trata sólo del supersticioso baile de homenaje con el que el profesor, como los pollos de Skinner, rinde homenaje al Amigo Imaginario en el que no puede creer. Lo peor es que va predicando que, sin hostias divinas, estamos condenados a ser malos. Si le digo que no tengo vacío alguno que llenar, me regaña: "pues ahí lo tienes, estás tan mal que ni lo notas". Señor mío: la gente buena hará cosas buenas, y la mala, malas cosas. La religión sólo consigue que la gente buena se atreva a hacer cosas malas.
Y un buen día ocurre lo inevitable: que el permanente rictus de asquito del susodicho se contagia temporalmente a uno de sus lectores. Pues sí, es malo dejarse llevar por la repugnancia. Pero mírese antes en un espejo, amigo, si es que aún puede...
Por fortuna para nuestro epígono postsocrático, y a pesar de sus teorías sobre una inexistente Edad de Oro, vivimos en un mundo mejor que aquel que añora. Nadie le va a recetar cicuta. Pero quizás le convenga probar la viagra. Es más efectiva que el cuerno de rinoceronte y la gimnasia española.

Etiquetas:

16 Comments:

Blogger Alejandro escribió...

Excelente manual, económico y preciso. Debería estar como anexo en varias enciclopedias.

Saludos.

1:10 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

No creo que Luri se merezca alga así.

7:22 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Yo siempre me pierdo las cosas...¿qué ha pasado con Don Gregorio, Freman?

10:07 p. m.  
Blogger Freman escribió...

... nada del otro mundo. Ya sabes que lo que pienso de las falsas nostalgias. Hace poco saltó una discusión a cuenta de Heidegger: un filósofo alemán que fue un hijo de puta integral, amén de nazi. Eso sí: muy cristiano el hideputa, lo que casi siempre cuenta para echarle la culpa del nazismo a Nietzche, que vivió muchos años antes, pero que dijo aquella frase de "Dios ha muerto". Como filósofo, un memo parlanchín, pero muy del gusto de los postmodernos. Cosas pequeñas, pero que van acumulándose.

Por otra parte, Gregorio Luri es un señor que, cada dos posts o incluso con mayor frecuencia, pone cara de asquitos por alguna "decadencia" moderna. El otro día fui yo quien no pudo resistir poner mi propia cara de asquito. Estuvo mal por mi parte, por supuesto, porque estaba en su blog. Pero nunca he dicho que fuese perfecto...

Y la verdad es que dije lo que realmente pienso: que el mundo parece ir cabeza abajo cuando a algunos le llega la pitopausia. No hace falta ser freudiano para darse cuenta de esta gran verdad. Luri, por ejemplo, pone una foto de dos viejas, una bandera americana y un tipo con aspecto de gilipollas chuloputas. Saca la foto de contexto, y larga la perorata contra la vida vacía de los demás. O cuenta que iba en el metro (de provincias: el que se hunde), y narra con pelos y señales el asquito que le produjo ver a un grupo de adolescentes "cargados de tetosterona" luciéndose "impúdicamente" delante de un corro de chiquillas.

Aparte, tiene el mismo don para meter la pata con las etimologías que don Amando de Miguel.

Y por último, que sigo en la fase de imitación de Gregory House. Espero que se me pase algún día.

12:14 a. m.  
Blogger Freman escribió...

No creo que Luri se merezca alga así.

Probablemente no. Puedes incluso poner tu nombre: no le voy a echar la bronca a quien le defienda. El cúmulo de pequeños motivos por el que he estallado es difícil de explicar, y no pretendo que quien me lea me siga. Estoy leyendo unos cuantos libros sobre las sociedades europeas de antes de la IIGM, de diversas tendencias... y la imagen que me estoy formando de aquello no me gusta nada.

Pero es una red muy grande de pequeños hechos entrelazados y me costaría mucho tiempo darle forma y ponerlo todo por escrito. Por eso también estoy escribiendo poco: me pongo en ello y termino con cincuenta párrafos en los que no me ha dado tiempo para decir algo por completo.

12:21 a. m.  
Blogger Freman escribió...

... y hago notar algo obvio en mi defensa: no soy de los que necesitan que alguien concuerde conmigo en todo para considerarlo buena persona. Cuando en algún blog de los que sigo, el autor entra en un tema que no comparto, por lo general me callo (lo siento por Chesk :) que ha sido la excepción en alguna ocasión).

9:57 a. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Yo tampoco necesito compartir ideas para ser seguidor de alguien, y en cuanto a los silencios, quien no ha callado alguna vez cuando en el fondo hubiera querido hablar. O al reves, nadie es perfecto, a veces comenta uno cuando hubiera preferido callarse. Internet tiene eso, uno habla y queda grabado, se lanza rapidamente a los mails suscritos, las palabras y los silencios quedan muy al desnudo. Para bien y para mal.

11:57 a. m.  
Blogger Tumbaíto escribió...

Conejito malo.

8:07 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

A veces uno no saber qué hacer cuando ve una opinión discordante.

Si entra a rebatir, malo si la persona no sabe soportar opiniones enfrentadas; si uno se calla, al final entra una sensación de impotencia por ciertos silencios.

Y al final olvidamos que la blogocosa es para debatir y compartir ideas y no para darnos la razón como los tontos.

No obstante, no siempre hace falta sacar las formas de House, ¿no?

Un saludo :)

9:21 p. m.  
Blogger Freman escribió...

O al reves, nadie es perfecto

Todas las meteduras de pata mencionadas, y muchas otras más, las he cometido, y luego me he arrepentido. En este caso, y siento ser tozudo, creo, sin embargo, que llevo razón.

9:01 a. m.  
Blogger Freman escribió...

No obstante, no siempre hace falta sacar las formas de House, ¿no?

... ejquemeduelelapiennnna :)

9:02 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Conejito malo.

:) ¡Ay, Tumbaíto! La bronca respecto a Heidegger, como sabes, iba contigo. Pero lo que en ti acepto, no se lo puedo aceptar al profesor que habla ex cátedra. Yo también he sido profesor, y creo que el puesto exige mucha responsabilidad y, sobre todo, honestidad con uno mismo. Y más en un país como el nuestro, en el que socialmente se respeta más a un filósofo que a un matemático.

9:09 a. m.  
Blogger The sea, the sky, the dust escribió...

Este hombre me cae bien. tienes razón debería probar la viagra, y quizás abrir un blog para contar sus experiencias.

1:37 p. m.  
Blogger Freman escribió...

No hace falta creer en Freud para que la viagra funcione. Eso sí es un milagro y no lo del agua fermentada en vino.

12:50 a. m.  
Blogger Tumbaíto escribió...

Me sorprende que crea que el puesto de profesor exija eso pero más sorpresa me causa que lo crea habiendo sido profesor.

Como sabrá yo estudio filosofía pero porque en la facultad de filosofía están mis enemigos.

Cuando acabe la carrera diré que soy un lógico y no un filósofo. De hecho, es mi pasión.

7:37 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Como sabrá yo estudio filosofía pero porque en la facultad de filosofía están mis enemigos.

Serán adversarios, no será para tanto...

7:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio