jueves, febrero 08, 2007

Treinta y uno

DharmaNo sabía que existía. La primera foto la mostraba desmejorada, su cara llena de ángulos y ojeras, como eran todas las hembras antes de que inventaran el Photoshop. Me dije, “pobre mujer”, y seguí a lo mío. Luego la mostraron en una época más feliz, también sin maquillaje pero sonriente, y se me encogió el corazón al percatarme del parecido físico con una amiga a la que quiero mucho. Luego, la historia que contaron me sonaba conocida: supermujer atrapada entre las exigencias sociales, su propia sana ambición y el estrecho margen que nuestra cultura deja para el parto, desde el final de una adolescencia cada vez más prolongada hasta el inexorable fin de la fecundidad. Llamé a mi amiga y estuvimos hablando unos quince minutos. No le dije por qué llamaba y conversamos sobre el tiempo y sobre los niños.
Hoy han empezado a aparecer los “y a mi qué”. Me ha sorprendido el tono innecesariamente ácido de algunos. Supongo que será consecuencia del desencanto de los monárquicos de toda la vida con una institución que no funciona. Me parece injusto, pues ella no pertenecía a ese mundo. Quizás me choca más el rencor porque nunca he sido monárquico. Aquello en lo que no crees no puede desilusionarte.
Espero, sin embargo, que no toméis a mal que hoy sienta piedad por ella.

19 Comments:

Blogger cruzcampo escribió...

No, que vamos a tomar a mal.. Yo tampoco sabia que existia, y de repente he sabido que ha existido, que ha vivido y que ha sufrido bastante. Y solo espero, si es cierto lo que dicen, que este en paz donde queria estar, y deseo por la familia que no les hagan comentarios inoportunos, quien no ha caminado alguna vez por esa senda oscura cuando uno de los dos lados de la balanza empieza a pesar mucho mas. Ha sido un post bonito.

3:12 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Gracias, Cruz.

Estas son cosas que, cuando ocurren, te palpas a ver si sigues entero. Por los que no están, ya no puede uno hacer nada. Hay que hacerlo por los que quedan.

9:07 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Me imagino que será muy duro ver morir a un padre, pero no quiero ni pensar lo que puede ser enterrar a un hijo.

Y, después, pensar qué no hiciste por él, por qué decidió tomar ese camino, y cómo demonios no estabas al tanto de su estado.

Compasión es poco, sólo me gustaría que las hienas carroñeras (peridistas de turno) dejaran a todos en paz. Bastante sufrimiento tienen (y van a tener) como para ir clavando más puñales que los cotidianos.

11:39 p. m.  
Blogger Arbok escribió...

Siento lástima por ella, y compasión, me hiere ver una vida perdida de una forma tan cruel.

Pero también tengo que criticarla, no por estar muerta, es menos egoista. Y es que el suicidio, es un acto de desesperación, sí, pero también de egoismo. Porque ella ya no sufre..eso ahora..sólo se lo deja a los demás y sobre todo a Carla, de 6 años, que no comprenderá jamás, porqué su mama, no se quedó a su lado...

Un acto desesperado, triste, trágico, sí..pero también, egoista.

1:18 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Arbok, es un tema complicado: estás asumiendo que es una decisión tomada con pleno y libre albedrío. Y no es ni necesaria ni probablemente así. Digo que es complicado no por este caso, sino porque otra gente extrapola este hecho demostrado a casos en los que no es aplicable. Pero las depresiones suelen ser problemas somáticos. Del hardware, en otras palabras, y no remiten con palmaditas en la espalda. Tengo alguna familiaridad con el psicoanálisis "clásico", y algo que siempre se ha sabido es que, incluso bajo los laxos criterios del psicoanálisis, las depresiones no se consideraban "tratables". No las produce una idea que se ha colado en el sistema de una persona. El ver un dibujo deprimente o leer una mala novela no te puede transformar en un enfermo. A lo sumo, puede hacer evidente un mal de fondo que habías logrado evitar hasta ese momento.

Tratándose de mujeres, hay que tener cuidado adicional: mira si soy "machista" que creo que tenemos fisiologías muy diferentes (la ironía no es por vosotros). Existe, por ejemplo, una depresión post-parto que poco tiene que ver con el contenido mental de quien lo padece. Es cierto que la red familiar de la mujer es la que normalmente la ayuda a salir del pozo, pero también es cierto que algunas tienen mejor genética para verse menos afectadas. Y a alguna le habrá tocado la parte fea en la lotería de los genes.

Como mucho, puedo cuestionarme la red familiar de esta chica, pero incluso en ese sentido, hay que recordar que tenía pareja. Y la pareja no se dio cuenta de lo que venía. Y digo más: en los casos de suicidios por depresión, es bastante común que una madre se "lleve consigo" (lo siento, es un eufemismo, pero no me apetece escribir la frase de verdad) a sus hijos. Sabiendo lo que es posible, al menos hay que agradecer que Erika no lo haya hecho. Si de verdad existe un Dios que se enfada cuando no apreciamos la vida que supuestamente nos ha dado, estoy seguro de que no estaría enfadado con esta chica.

sólo me gustaría que las hienas carroñeras (peridistas de turno) dejaran a todos en paz.

Echa sangre al mar y enseguida acudirán los tiburones. Ya se han producido intentos de soborno para obtener una foto del cuerpo.

2:31 p. m.  
Blogger Sahndrah escribió...

¿Es un gesto egoísta? sin duda,pero también es verdad que no todos los suicidas se dan verdaderamente cuenta de la gravedad de la decisión, a veces uno pasa la línea sin darse cuenta porque es la única salida que ve en ese momento o,incluso,llegan a este final guiados por un extraño sentimiento altruista "hago daño a mucha gente,mejor si me quito de en medio".A veces basta con un pequeño "algo" que te de aire,te de esperanza,te de luz (a alguien que conozco le bastó el gemido de su perro,sus lametones en la mano y esos grandes y oscuros ojos que entendían que algo estaba pasando),ese algo no llegó y se fue...Es inútil pensar ¿por qué?jamás se obtendrá respuesta alguna,solo podemos intentar no olvidar y tratar de romper la soledad que por momentos nos inunda,irónicamente en la era de la comunicación,para intentar evitar en lo posible que historias similares no se repitan.
Precioso post.

3:54 a. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Como puede ser egoismo abandonar la propia vida, cuando ya no se quiere nada para si, no lo comprendo bien.
Y creo que Freman dice algo a tener en cuenta. No es uno decidiendo, sino uno peleando, es que en ciertas situaciones de dolor algunas sombras llaman a la puerta y las puedes rechazar pero pueden volver a llamar.
Y normalmente nadie sabe, nadie espera, nadie imagina.

5:13 a. m.  
Blogger Chesk escribió...

Como puede ser egoismo abandonar la propia vida, cuando ya no se quiere nada para si, no lo comprendo bien.

Es el egoismo más grande que existe, Cruz.

Primero, porque te deja de importar el dolor que les vas a provocar a los tuyos, a los que te quieren y te necesitan, al abandonarlos de tal manera. Se centran en su propio dolor, en vez del que van a provocar.

Y, segundo, la vida es un regalo, no un desecho que podamos tirar a la basura porque no se sea uno feliz. El que sea tan ingrato de desaprovecharla, es el mayor egoista y cobarde que existe.

Cobarde porque en vez de luchar, tira la toalla.

PD: y no me quiero meter donde no me llaman, pero creo que la pobre mujer que se ha suicidado, tenía una hija de seis años que la necesitaba. Eso, es egoismo.

4:41 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Es inútil pensar ¿por qué?jamás se obtendrá respuesta alguna,solo podemos intentar no olvidar y tratar de romper la soledad que por momentos nos inunda,irónicamente en la era de la comunicación,para intentar evitar en lo posible que historias similares no se repitan.
Precioso post.


Gracias, Sahndrah. De eso es de lo que se trata.

Primero, porque te deja de importar el dolor que les vas a provocar a los tuyos,

Pero, ¿pudo verlo así ella misma, Chesk? Cuando las religiones de medio mundo (budismo incluido) te hablan sobre "el despertar" están describiendo una situación común y muy real: somos personas racionales muy pocos momentos al día. Una buena parte del día no somos racionales. Cuando soñamos, por ejemplo, pero también soñamos de día. Cuando la rutina del trabajo te convierte en un autómata. Si regresas a casa en coche, la atención no te lo permite, pero si regresas en metro, ¿dónde van a parar tus pensamientos? Eso ocurre, de manera natural, con la gente "sana". Si padeces alguna enfermedad, puede ser peor. Y los enfermos mentales no son solamente los locos del nido del cuco. Un simple cambio en el equilibrio de la serotonina puede cambiarlo todo. Un problema para la recaptación de la dopamina te puede convertir en un ser insensible al placer. Incluso tomando etanol, una de las sustancias orgánicas más simples, puedes perder gran parte de tu humanidad temporalmente.

Nosotros, correctamente, hemos convertido esos pocos momentos de plena lucidez en nuestro ideal, incluso en nuestra definición. Pero constatemente decimos cosas como "perdona, hoy no soy yo".

6:55 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Se centran en su propio dolor
Pero Chesk, y en que dolor te estas centrando tu, tu hablas todo el tiempo de los familiares, la hija, los demas, los demas... tu tal vez inconscientemente te centras en el dolor y la confusion que sentirias tu si pasara algo asi cerca de ti, y corrigeme si no es asi.


Porque alguien con ese problema tiene demasiado peso y demasiada complicacion en el alma, como para pensar friamente si dejara desvalidas a personas que en esos momentos no estan ahi con el y estan cada uno haciendo sus vidas, o si alterara las agendas de los menos allegados con su muerte.

Supongamos que el suicida no tiene familia ni amigos. Entonces ya tiene via libre, ya no es egoista?

Aunque no me interpretes mal, no hablo de culpabilidades ni aplaudo nada, y ya se que por ahi hay gente que habla de "respeto a decisiones" y majaderias por el estilo.

Simplemente me sigue valiendo lo que hemos comentado antes, que no es una decision sino una lucha entre dos lados y simplemente uno de los lados gana. Algo que obviamente solo se entiende si se vive.

Y lo siento, pero es que me hace gracia que encima el veredicto sea de egoismo, despues de todo el terrible proceso. Y encima te vas con el ultimo adjetivo, con el marchamo de egoista. Pues que bien.

2:50 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Yo pasé por algo así hará unos 13 años. Perdí todo lo que para mí tenía sentido, y luego no podía salir del agujero negro. Es curioso, porque me aferré a lo menos imaginable: a pensar que no hay nada en el otro lado, y que iba a dejar de hacer las cosas por las que estaba aquí. Pero también pienso que puede que no haya sido una de las depresiones más fuertes, y que eso sea lo que me salvó.

Al final, dejé atrás todo lo que me ataba al pasado y comencé a vivir de nuevo, pero fue muy jodido. Es como si mi vida estuviese fracturada en dos, en un antes y un después. Y normalmente soy una persona alegre, sin secuelas aparentes, pero de vez en cuando, algo allá dentro, en lo más profundo, empuja hacia arriba algún sueño en el que soy el de antes, en el que soy un individuo feliz que tiene todo lo que siempre había deseado y más. Y me cuesta recuperar la normalidad durante unos días, hasta que la rutina puede más que los recuerdos y vuelvo a ser quien ahora soy.

Lo siento por la charla fuera de lugar. Son las 5:30 y no quiero dormir porque no quiero volver a soñar lo mismo que ayer y antes de ayer. Creo que voy a darme un paseo por el vecindario. :) Espero que no me vea nadie.

5:11 a. m.  
Blogger Chesk escribió...

te centras en el dolor y la confusion que sentirias tu si pasara algo asi cerca de ti, y corrigeme si no es asi.

Bueno, no es así. Realmente no estaba hablando del dolor que sentiría yo, puesto que en mi caso sólo tendría odio: odio por abandonar, por haberme dejado sola teniendo toda la vida por delante, por ser tan egoista de sólo importar su sufrimiento y no el de los demás, odio en definitiva por ser tan sumamente débil y cobarde.

Si fuera la hija de esta mujer, no tendría buen recuerdo de mi madre cuando fuese adulta. La trajo al mundo para abandonarla cuando era una niña y más la necesitaba.

No haces una vida para dejarla al libre albedrío cuando es un infante.

Y si no tienes a nada que te una a este mundo, siempre hay que recordar que la vida es un regalo un poco especial, y que no somos quiénes para tirarlo a la basura.

Son las 5:30 y no quiero dormir porque no quiero volver a soñar lo mismo que ayer y antes de ayer. Creo que voy a darme un paseo por el vecindario. :) Espero que no me vea nadie.

Espero que la lluvia no te haya calado entero a esas horas...:)

Freman, cuando venimos a este mundo creemos que la vida es un camino de rosas, y poco a poco vamos descubriendo las espinas. Algunas muy dolorosas.

Pero tenemos que seguir luchando, no podemos permitirnos ceder ni un milímetro ante el desánimo. Nos han regalado algo que no podemos despreciar.

Un abrazo a los dos.

3:46 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Espero que la lluvia no te haya calado entero a esas horas...:)

Debo haber tenido suerte. Lo escribí y me di una vuelta, con el pretexto de estar haciendo "footing". El suelo estaba mojado, pero ya no llovía, al menos en mi barrio. Y creo que regresé a las 6:20 o por ahí.

Freman, cuando venimos a este mundo creemos que la vida es un camino de rosas, y poco a poco vamos descubriendo las espinas. Algunas muy dolorosas.

Eso es una gran verdad. Por eso también hablaba de expectativas sociales: lo que casi todo el mundo te dice, o espera, es que tu vida va a ser una progresión ascendente, con algún parón temporal. Y no es así, claro. Yo sé que puede ser un zigzag, porque en la segunda vida, y en la tercera (y probablemente en la cuarta cuando llegue) no me ha ido nada mal. Pero a quien le toque una racha larga en picado, puede interpretarlo de una forma muy diferente. Por supuesto, eso no basta para que a una persona con su equilibrio químico cerebral intacto le entren pensamientos negros. Pero si se combinan ambas cosas, puedes imaginarte.

3:58 p. m.  
Blogger Freman escribió...

... y en cualquier caso, ya sabes que soy normalmente un optimista. Mira, hoy alguien seguro que estará muy contento:

La historia de Snowy

4:00 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

No había leido lo del perrito en Barajas, pero es una noticia entrañable.

Después de que un aparcamiento de la T4 volase por los aires gracias a los etarras, se intenta buscar un lado más alegre y humano entre la desgracia.

Sí, Freman. Siempre hay esperanza. :)

11:11 p. m.  
Blogger Arbok escribió...

Bueno, lamento mi ausencia, pero ya estoy aquí.

Chesk ha rebatido habilmente...y yo voy a aclarar un par de puntos, porque veo que no quedaron muy claros.

- Yo no juzgo los motivos que la llevaron a una decisión egoista. Pero no por ello, la decisión deja de serlo.

-Soy consciente de que una persona enferma, chantajeada, deprimida, etc..etc..etc. puede llegar a unos niveles de desesperación que la lleven a tomar una decisión egoista. Pero no deja de ser una decisión egoista.

-Alguien que comete dicha acción, merece compasión, pero ya no la necesita. Necesitó comprensión y ayuda mientras vivía, pero ya llegan tarde y dudo que sepamos nunca los motivos reales que la dejaron "sin salida".

Y Cruz, la decisión es egoista, porque eres un ser social, con unas capacidades, y unas relaciones que te hacen único. Simplemente una conversación o un gesto puede cambiarle la vida a alguien. El tomar tu vida, y despreciarla...y dejando a parte los matices religiosos...podría justificarse en aras de "mi vida es mía y hago con ella lo que quiero", pero esa no es la verdad, la vida, al menos la del ser humano está para compartirla con los demás. Y si no lo haces eres egoista. Y por eso, el acto más egoista no es el no compartir tu vida, si no el dejar a la gente sin NINGUNA posibilidad de hacerlo. Es decir, matarte.

8:08 a. m.  
Blogger rakras escribió...

"Al final, dejé atrás todo lo que me ataba al pasado y comencé a vivir de nuevo."

Eso es muy valiente...

1:31 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Eso es muy valiente...

:) Eso es que no me quedaban más narices. Pero tiene algo que ver con el budismo y el desapego.

Hay un cuento sobre un monje mendicante que se propuso alcanzar la perfección en esa misma vida. Renunció a todo: familia, mujeres, amigos, riquezas, honores. Y dedicó cada día a meditar, desnudo en una choza abandonada, desde la mañana a la noche. Un día, un rayo golpeó la cabaña y la incendió. El monje salió corriendo con lo puesto... pero a mitad de camino recordó que se había dejado el bol para el arroz. Entró en la choza en llamas, agarró el bol... y se dio cuenta que había fracasado.

(estoy pensando en dedicarme a plagiar a Paolo Coelho y fabricar falsificaciones literarias en contubernio con los chinos; si falsifican relojes, ¿por qué no novelas de mala muerte y mucha venta?)

7:21 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Yo no juzgo los motivos que la llevaron a una decisión egoista

"No juzguéis, y no seréis juzgados" (Mateo cap 7). Es verdad que la Biblia suele contradecir lo que dice en una página al pasar a la siguiente, pero prefiero quedarme con lo mejor. Y me quedo con el Jesús que desafiaba a que alguien tirase la primera piedra, el que era amigo de putas y publicanos.

A ése no me lo imagino desgranando los pros y los contras del suicidio. Cuando más, habría contado alguna que otra parábola de esas que tanto le gustaba contar.

7:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio