viernes, diciembre 29, 2006

La Destrucción

La Destrucción, por Fremanangello
... y no me preguntéis por Bin Laden, que estaba todavía en el Purgatorio, retenido por unos trámites infiernocráticos, y con muy mala leche por no poder salir en la foto.

Etiquetas:

12 Comments:

Blogger Chesk escribió...

El señor ha tenido suerte de que ETA apareciese hoy, nadie casi comenta nada de su ejecución; al menos en España.

Aunque, sigo pensando, que a éste, Castro, Carrillo y Pinochet, no le quiere ni Lucifer en el infierno.

7:09 p. m.  
Blogger Freman escribió...

:) ¿Es que no has visto la peli de South Park?

7:11 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Eh..¿se nota que no me gusta south park? :P

2:48 a. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

El fanatico y asesino es fanatico y asesino hasta el final.Cuando le iban a matar ha dicho que algo asi como "Palestina" era algo asi como "arabe".


De Iraq ni se acordaba. Ya ves.

Iraq? Que es eso tios.

11:26 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Cuando le iban a matar ha dicho que algo asi como "Palestina" era algo asi como "arabe".

:) Esa no la sabía. Qué personaje...

Eh..¿se nota que no me gusta south park? :P

Bueno, no te preocupes, que no va a examen. Supongo, eso sí, que alguien te habrá contado que en la peli ponían a Saddam de amante de Satán. En ese universo paralelo, Saddam habría muerto hace unos años, destrozado y devorado por unos cerdos salvajes.

La que estará destrozada es Cristinita del Valle, ex-mitad de Amistades Peligrosas. La señora le debe mucho a Saddam Hussein. Por ejemplo, le debe que todavía me acuerde de ella y de su extinto grupillo, porque de otra manera su recuerdo se habría evaporado hace mucho.

5:00 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

No, no tenía ni idea de lo de la peli. No sé por qué, pero se abstienen de contarme esas cosas.

Por cierto, Cristina del Valle ya ha olvidado rápidamente a Sadam. Estaba la semana pasada con los palestinos cantando por la paz...en su salsa de titiritera y demagogia progreril..

5:19 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Ah! Se me olvidaba!

Con cámaras de televisión española hasta debajo de los pantalones. Si las titiriteras van hasta allá, tienen que tener el apoyo mediático correspondiente. ¡Cómo no!

5:20 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Por cierto, Cruz, me has dado la idea para una novela con el post sobre los Amish. Título provisional: "Natural".

Prehistoria de la novela (que no se cuenta, pero se asume): en un futuro muy cercano, se produce una revolución científica en cadena. Comienza con los ordenadores: no se logra que sean inteligentes, pero sí que puedas conversar con ellos, y pedirles ayuda y consejo. Vamos, como la raza humana. Primera consecuencia: avances espectaculares en genética. Segunda consecuencia: algún coreano loco, ávido de fama, "mejora" su cerebro. La "mejora" termina siendo un desastre para él mismo, pero lo que inventa y descubre inicia una reacción en cadena. Para abreviar: en sólo cinco años, la humanidad logra "mejorar" su ADN de manera segura. Las mejoras están muy controladas y vigiladas, porque la gran discusión ha sido la de la seguridad. Pero los resultados, que se alcanzan con autómatas moleculares, son asombrosos. Primero en la biología: rejuvenecimiento, incluso cuando se aplica a ancianos, retraso de la vejez... y un nuevo canon de belleza. Los "mejorados" parecen ángeles o semidioses a la vista de los "no mejorados". El otro cambio es en la mente: todo lo bueno que pueda uno imaginar. Más inteligencia, más alegría, más sensibilidad, y si tienes el gen, un misticismo exaltado, que sirve como fuente de la creatividad a la nueva raza. En definitiva, la Superhumanidad, pero sin letra pequeña. Se podía haber ido más lejos, pero se eligió lo seguro.

No todo el mundo se mostró contento con la idea (todo esto sigue siendo la prehistoria). Pero entró en juego la presión selectiva: en cuanto hubo un grupo suficientemente grande de adolescentes mejorados, ¿quién iba a arriesgarse a no seguir el proceso? De todas maneras, quedan pequeñas comunidades de personas sin modificar dispersas por todo el planeta: miedos irracionales, barreras religiosas. Ellos se llaman a sí mismos Naturales (de ahí el título). A los otros le sucede lo habitual en estos casos: como lo suyo es lo "normal" no tienen una palabra especial. Se autodenominan, simplemente, Humanos.

Es fácil adivinar que los Naturales detestan cordialmente a los Humanos, y que estos pasan olímpicamente de los naturales como nosotros pasamos de las pocas tribus de cazadores y recolectores que quedan todavía por ahí. Como el mejoramiento (se llama como la ceremonia cátara, por cierto) no elimina del todo la tontería, algunos humanos sienten tirón por el mundo de los naturales, y hacen de activistas, o incluso de conspiradores junto a ellos.

Y es que hay un hecho importante: dentro de las garantías que se exigen al proceso, están:

1- Debe ser posible mejorar a todo natural que lo pida. Los naturales, como los amish, conservan una ceremonia, en la que el adolescente que llega a la mayoría de edad, puede elegir qué desea... al menos teóricamente.
2- No existe una barrera reproductiva entre naturales y humanos. Hubiese sido posible alzarla, pero la mayoría opinó que era una salvajada. Y los humanos siempre quisieron evitar quemar sus naves.

(continúo)

5:21 p. m.  
Blogger Freman escribió...

No sé por qué, pero se abstienen de contarme esas cosas.

:) No sé por qué, pero intuyo que debía haberme abstenido...

5:22 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Los personajes:

1- El bueno. Estoy pensándome los nombres. De momento, Paul. Es un natural. Neoténico: quiere decir, que su edad biológica es menor que su edad cronológica. Esta es una de las tendencias de la evolución. Los vertebrados evolucionaron a partir de un no vertebrado que logró permanecer toda su vida en estado de larva. Un humano actual es un chimpancé que nunca crece más allá de su juventud. Paul parece neoténico... y quiere convertirse en humano, a pesar de todo lo que le va a costar (por ahí va la trama).

La pregunta: si se te ofreciese la posibilidad de ser un dios, ¿la rechazarías? Es seguro: hay muchísimos más humanos que naturales. No hay pegas: han pasado treinta años y es previsible (¡y así ocurrirá!) que no surjan efectos inesperados. ¡Es un chollo!

Pero la novela existe porque debe explicar el verdadero problema: todo lo que vas a tener que dejar atrás, aunque sea malo. Y el saber que, cuando seas un humano más, a nadie le interesará conocer tu vida como natural. Vivirás con esa memoria guardada para siempre en tu interior. Y eso no significa que los humanos sean malos. Sólo significa que el ciego azar te ha jodido la vida. ¿A quién te vas a quejar?

Hace un tiempo vi un documental, sobre el Holocausto. Decían los supervivientes que habían emigrado a América, que sus propios familiares no querían oir hablar de sus sufrimientos. "Si, los campos de concentración... pero ¿sabes? eso es el pasado, y yo también tengo problemas".

Paul conoce a Martha, una activista humana, una caricatura futurista de una progre cooperante. Se lían. Es algo que Paul tendrá que dejar cuando logre convertirse en humano. Además, sabe que lo que atrae a Martha hacia él, es lo que él mismo detesta, aquello que no quiere ser.

De hecho, en paralelo Paul se lía con Leah (pun intended, pero a lo mejor dejo el nombre): una natural como él. En este caso, es Paul quien hace de Martha.

Y está Rachel, la madre de Paul. Rachel quiere que Paul se convierta en humano. Sabe que perderá a su hijo mayor: tiene a Peter, fruto de un segundo matrimonio, pero Paul es especial. Y es que sólo Rachel conoce el secreto de Paul, que no se revela hasta el final (y que supongo que es fácil de adivinar, ¿no?).

Naturalmente, esto parece un culebrón, pero es que es sólo la foto fija de los personajes. Hay una trama. Hay aventura, trompones, patadas. Está Theo, el mejor amigo de Paul: un freak deforme, que por mejorar su cerebro ilegalmente, ha destruído su cuerpo y ha tenido que exilarse entre los naturales, que lo odian y temen. Voy a matar a un montón de gente. Hay violencia terrorista, y traiciones, y dobles traiciones. Hay un escape angustioso. Y al final, Paul logra su meta, pero no todo es tan sencillo como parecía. Tiene que tomar una decisión de mucho riesgo. Y ahí termina la historia.

Parece un rollazo... Bueno, puede que lo sea. A ver qué sale. Si no sale, resucitaré a Gilbert Gabriel Mesh y sus extrañas aventuras.

5:44 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Espero que no se quede en solo un proyecto y lo escribas.

4:59 a. m.  
Blogger Freman escribió...

El miedo mío es terminar con un culebrón pastelero entre las manos. Pero eso no puedo saberlo mientras no lo haya escrito, y estoy en ello.

Algo ha hecho "click", en silencio, por aquí dentro de mi cabeza. Probablemente sea por llevar cierto tiempo escribiendo regularmente en el blog (eso lo esperaba). Por primera vez se me ocurren unos personajes que en los que yo mismo pueda creer. A ver en qué termina...

11:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio