lunes, agosto 28, 2006

Materialismo

GrapesUna encuesta realizada por un famoso fabricante de muebles ha determinado que los españoles somos menos materialistas y, por consiguiente más espirituales, que el resto de los europeos, y no digamos ya que los malditos yanquis.
Al parecer, la conclusión surge al comprobar que los españoles preferimos tener tiempo libre antes que trabajar por más dinero.
Es lógico. A no ser que seas un político, preferible aunque no necesariamente socialista, España es el país del mundo occidental donde más trabajo cuesta ganar algo de dinero.
¿Quién no elegiría tenderse en una tumbona antes que escalar el Olimpo en busca de ambrosía?
Las uvas estaban verdes.

3 Comments:

Blogger Ignacio escribió...

Muy bueno
de verdad, me ha gustado mucho

10:39 p. m.  
Blogger rakras escribió...

Freman, que mal haces en meterte con la cultura mediterránea, si no ¿que pondrián de España en los folletos para el extranjero?

--------------

Aparte de que las actividades a las que se dedique ese tiempo libre no sé, no es lo que yo llamaría espiritualidad...

12:05 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Gracias, Ignacio. Oye, ¿te enlazo tu blog? Te lo pregunto primero porque no todo el mundo me considera una compañía recomendable... :)

Rakras: Ikea's idea. Lo de la espiritualidad, quiero decir. Contra la dieta meditarránea, nada... bueno, el cerdo no entra en el concepto, ni unos buenos filetes... uh, me lo estoy replanteando.

¿Sabías que la esperanza de vida de un español en Cuba (incluso ahora) o en Florida es mayor, por lo general, que en España? Es un misterio, pero es verdad. Y la comida por aquellas latitudes no es exactamente lo que se llamaría cocina "sana". Yo lo atribuyo a las frutas tropicales (sí, a esa también). Probablemente alguna fruta que se consume en aquellas latitudes tenga alguna sustancia con propiedades medicinales.

Y digo esto porque hay otro hecho curioso: los norteamericanos, en general, tienen una esperanza de vida relativamente corta, respecto a lo que se esperaría de acuerdo al nivel económico. Pero la explicación no está en el stress ni mucho menos: la tierra tiene menos selenio. Pasa menos selenio a la hierba. La vaca come menos selenio. El norteamericano consume menos selenio... y eso le hace más susceptible a enfermedades cardiacas. Lo leí una vez en una revista seria. Lo cierto es que la carne de vaca, en la mayor parte de Estados Unidos, no tiene ni remotamente el sabor de un buen filete español. Y no es un ataque de patriotismo: es un hecho objetivo y verificable.

3:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio