domingo, abril 12, 2009

El Lameculos Interior

Vasto es el jardín del Señor, y variopintas las plantas que en él florecen. ¿Quién adivinaría la rosa viendo el rosal? ¿Cuántos de vosotros esperasteis, en vano, que de este arbusto brotase une tulipe noir?
Sarkozy se troncha, el muy cabrón...
Diversos y extraños somos los hijos de Adán y Lucy. Algunos esconden un niño en lo más profundo; otros, bestias feroces. Por desgracia, la mayoría sólo oculta un pequeño lameculos que aflora en cuanto las piernas y la espalda se doblan justo lo necesario.

Sorry! I couldn't help it!... por cierto, ¿habéis visto qué majo es Bo-bama, el nuevo perro de los Obama? ¡Si hasta se parece al cabeza de familia! ¿En qué? Encuentre usted las siete semejanzas...

Y ya nuestros lameculos locales han transformado en "perro ibérico" la categoría "perro portugués":
El caso es que Bobama, el borrachuzo de Ted Kennedy y otra fauna aparezcan como amantes de cualquier tontería indígena, aunque sea un perro estadounidense de raza portuguesa. El lameculos interior, ya sabe...

Actualización:
El Lameculos y el Dictador
¿Alianza de iguales? Sólo veo a un lameculos y dos dictadores trileros y asesinos. ¿Escuchar y aprender? Pues ahí va mi lección: o eres un cabrón, o estás haciendo el perfecto gilipollas.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

Blogger samuel escribió...

Los alli presentes creyeron que al agacharse se disponia a limpiarle los zapatos, pero aun no esta todo perdido. Demosle tiempo y una lata de betun cercana.

10:31 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Demostrado, ser negro no excluye ser gilipollas.

De fondo se escuchaba aquella canción: ¡Yo soy aquel negrito.... del África tropical...!

Chávez ha tenido un detallazo de puta madre, al menos no le ha metido el libro de Galeano por el culo.

11:08 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Es que la carrera de Obama es tan fascinante como tocarse una muela hinchada. Aunque duele, la muy jodida, uno se admira imaginando cuánto va a inflarse la puñetera antes de hacer plof, soltar todo el pus y regresar a la normalidad.

O más bien, cuándo no te quedará más remedio que la exodoncia.

12:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio