miércoles, enero 03, 2007

Aquí, ni las perras paren

¿Sueña Aibo con zorras eléctricas?Pido perdón por el título amarillo, y por las asociaciones espurias que pueda evocar. La noticia que lo inspira, un reportaje que acabo de ver en la tele, es un síntoma muy revelador de algunos problemas y actitudes que padecemos.
Resulta que los cachorros de perros que se venden en muchas tiendas de mascotas, son "inmigrantes": muchos vienen de Europa del Este, probablemente traídos por las mismas maffias que inundan nuestros prostíbulos de bellas y complacientes cachorritas humanas, esas que susurran lo que no sienten al oído de sus clientes con acento ruso, búlgaro y rumano.
Los cachorros llegan enfermos, trayendo consigo la rabia y un buen puñado de enfermedades hereditarias. La razón por la que los traen, o eso dicen, es que ya no resulta rentable criarlos en el país.
Las asociaciones de protección de los animales nos animan a adoptar antes que comprar. Parece una buena idea, y puede que a largo plazo resuelva algunos problemas. Pero no existen soluciones perfectas en un mundo imperfecto. La adopción puede conseguir que los perros abandonados de los refugios, aquellos que las asociaciones ven, pueden lograr una vida normal. Un servidor, que tiene más imaginación de lo que le conviene, piensa en esos cachorros clandestinos que se verán atrapados en tierra de nadie si nadie los compra. Sacudo la cabeza y cambio de tema, porque me horroriza pensar en su "suerte".

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger Chesk escribió...

Lo he visto yo también.

Un amigo mio, se ha comprado estas Navidades un perro de 600 euros. Me consta que lo va a cuidar, criar (o malcriar) como a un bebé y no es el capricho de estas fechas, pero yo pensé que más valía que adoptase uno de la perrera.

Dan el mismo cariño, son más agradecidos, y se deja de financiar todo eso que hemos visto.

A mí me cabrea mucho el tema de los animales, de los perros concretamente. Verlos en esas condiciones atravesando toda Europa, a parte de ilegal, no es humano.

11:25 p. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5:15 a. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Una vez, hace muchos anios , vi un cisne encerrado en una jaula en un mercadillo de Breda. Estaba hecho polvo, sucio, era marroncillo ex-blanco, medio lleno de heridas, pero seguia vivo ahi. No se si era para vender o era del tipo aquel que lo tenia. Yo era estudiante y no tenia mucha idea, pero lo comentamos a un policia y nos dijo que harian algo. Pero hoy dia hubiera hecho algo yo directamente. Igual partirle la cara al tipo, para empezar.
La jaula le quedaba pequenia y todo.

No se me ha ido esa sensacion que me dio ni despues de los anios.

5:18 a. m.  
Blogger Freman escribió...

A mí me cabrea mucho el tema de los animales

Precisamente, lo escribí porque viendo el reportaje me acordé enseguida de ti. Me acordé de lo que me enseñaron en la asignatura de Leyenda Negra sobre los barcos negreros que echaban su carga al mal cuando eran interceptados en el Atlántico. Probablemente sea eso, una leyenda, pero ver a todos esos cachorros presuntamente grabados en blanco y negro con una cámara oculta me inquietó bastante.

No se me ha ido esa sensacion que me dio ni despues de los anios.

La crueldad humana es infinita, pero sólo porque tenemos libertad de elección. A mí personalmente me marea el pensar en la simple existencia de ese hipotético pozo de maldad potencial que debo llevar dentro.

Sólo por cambiar de tema, imagina que liberas al cisne, y que el propietario, al descubrirlo, se lanza delante de un tren. Y que el cisne se lamenta entonces de su muerte.

11:17 a. m.  
Blogger cruzcampo escribió...

Si, lo imagino. A veces creemos que ellos sienten como nosotros.

2:01 p. m.  
Blogger Freman escribió...

:( No, es que esa es la historia de Natasha Kampusch. Al menos, la que nos dieron a conocer. No todo el mundo quiere dejar de ser "natural" y convertirse en "humano". Y mientras más conoces el alma humana, más comprendes el por qué de la elección.

2:14 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Precisamente, lo escribí porque viendo el reportaje me acordé enseguida de ti

:)

En realidad, no pude terminar de verlo. Se me puso un poco la cara roja y cambié de canal.

Bulldog, nuestro antiguo compañero de GR, hacía todos los años una campaña de Navidad para que la gente adoptara en vez de comprar, y que se concienciara que un animal es un ser vivo, y una responsabilidad.

Sólo por cambiar de tema, imagina que liberas al cisne, y que el propietario, al descubrirlo, se lanza delante de un tren. Y que el cisne se lamenta entonces de su muerte.

Creo que el cisne se iría de copas a celebrarlo...

4:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio