martes, octubre 09, 2007

Ernesto Capibara

Comandante Zombie, Ernesto CapibaraEl presidente boloviano se estiró el jersey a rayas, se sacudió las pelotillas de lana de alpaca y estrelló un espeso escupitajo rico en cocaína contra la cabeza de uno de los asistentes al acto. Cuando el tumulto para arrancarle el pelo al afortunado se calmó, el presi tomó aliento y espetó:
- ¡No estamos aquí para honrar a un difunto!
¡Claro que no, Evito! ¡Estabas honrando a un zombie!
Otro minuto cultureta: ¿sabía usted que Fidel Castro intentó usar las manos del cadáver de Ernesto Capibara como parte de un monumento? Se supone que las manos, embalsamadas o no, quién sabe, saldrían de la tierra o del cemento aferrando una kalashnikov, probablemente sin balas. Pero la idea resultó demasiado macabra, incluso para los gustos de los comunistas cubanos, y fue finalmente desechada. Y lo digo completamente en serio.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Anonymous J escribió...

Entre todo el jabón y los fluidos rectales que se han vertido estos días, me ha sorprendido que un niñato de las JJSS lo señalase -en El Mundo, ese gran periódico de derechas- como ejemplo, al Capi Bara. ¿Qué clase de ejemplo le ofrece a un socialdemócrata un guerrillero piloso y trigger happy? Misterios.

5:15 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Fernando "Embotado" Agudín hacía hoy una encendida defensa del gorilero asesino en Telemadrid. Decía que se había rebelado contra su presente y contra el futuro. Me costó decidir si el periolisto había alcanzado la sima de la imbecilidad o del arte de mentir a todos, incluído a sí mismo. Concluí que se trataba de lo segundo: en la imbecilidad más profunda siempre ha estado el muy cabrón.

8:21 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Por cierto, tengo dudas sobre si Ernestito era una verdadera capibara, que al fin y al cabo es un roedor placentario, o si se trataba de alguna extraña rata gigante marsupial.

La historia (natural) de los marsupiales es fascinante... aunque los marsupiales en sí sean unos bichos con mucho muermo. Si la revolución de Chávez es bolivariana, la de Evo Morales es seguramente la Revolución Marsupial. Es hora de reivindicar el papel en la Historia de los marsupiales, y sacarlos del atraso secular en el que los ha sumido el imperialismo, el neocolonialismo y esas cosas. ¡Desarrollemos una vaca marsupial boloviana! Llevarían a sus terneras en una bolsa, y habría que meterles mano en el marsupio para ordeñarlas. Pero igual que las abejas euskaldunas producen mejor miel, su leche, aunque algo escasa, sería de una calidad muy superior.

Y no pido que se críen abejas marsupiales, como hecho diferencial boloviano, porque sería un poco más complicado.

8:31 p. m.  
Anonymous J escribió...

Bueno, recuerdo un ensayo de Jay Gould defendiendo la idoneidad evolutiva no recuerdo si del ornitorrinco o del equidna. Si habían llegado hasta aquí, los muy monotremas...

Supongo que es la versión biológico-progre del multiculturetismo.

Por cierto: ¿qué es rebelarse contra el futuro? Hay gente que no acaba de entender que no porque puedan pronunciarse seguidas cualquier combinación de palabras quiere decir algo.

Y, sobre todo, ¿qué opinaría Lysander Spooner de esto?

9:03 p. m.  
Blogger HOLLOWAY_GIRL escribió...

Van a disculpar mi intromisión, hasta hoy les he leído con agrado sin comentar pero a este mensaje no puedo dejar de hacerlo.
Para agregar:
-Nunca llegó a recibirse de médico como dice la nota.
-En el exilio, su padre, le enviaba dinero.

Lamentables personajes son los que abundan en América latina.

Saludos

7:36 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Van a disculpar mi intromisión

¡Por el contrario, H.G., bienvenida!

Nunca llegó a recibirse de médico como dice la nota.

Es verdad.

Lamentables personajes son los que abundan en América latina.

Por aquí hemos tenido, y tenemos, unos cuantos. De la generación anterior al señor Capibara, sin ir más lejos, a la Pasionaria.

Enlazo tu blog. Ver a HC Andersen, Pink Floyd y Waterhouse en portada (¿es de Waterhouse la imagen de Psyche y Caronte?), es un gustazo ponerte el enlace.

8:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio