domingo, junio 25, 2006

Moa/ao

Moa es un tipo curioso que cuenta verdades sobre la Guerra Civil. También se las ha arreglado para mantener un estrambótico duelo con algo que él llama "cultura useña". Dice que se trata de defender lo "nuestro", pero para un tipo como yo, que no tiene muy claro los límites entre "nosotros" y "ellos", esto suena más bien a cultura "mandarina". Un granjero republicano metodista de Texas me es infinitamente más cercano que un granjero guipuzcoano aberchota y Roman Catholic (como gusta clasificarse el propio Moa). Pero en fin, todos tenemos nuestras manías. La de él es no comprar cosas anunciadas en inglés. Está en su derecho, claro.

Yo, en cambio, me niego a comprar cualquier porquería que me vendan con acento argentino.


Father Padilla discovers the roots of Evil
... y no me digáis que he señalado dos ejemplos "extremos". Quizás sea una exageración pensar que queden "granjeros" en Guipúzcoa, pero la liaison entre ideología y religión en las Vascongadas es innegable.

2 Comments:

Blogger rakras escribió...

Pienso lo mismo de Moa, de vez en cuando le sale una vena contra el mundo anglosajón(y el judío, dicho sea de paso) que no me gusta nada.

De hecho, hace poco le vi quejándose de que facultades españoles hicieran revistas de investigación en inglés...que denota que no sabe de lo que habla, porque si se quiere que algo publicado tenga una repercusión mínima es lo que hay.

11:21 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Pienso lo mismo de Moa, de vez en cuando le sale una vena contra el mundo anglosajón(y el judío, dicho sea de paso) que no me gusta nada.

En esas lo pillé hace ya un tiempo, pero desde entonces se ha moderado bastante. Probablemente le dieron un toque. La verdad es que desanima ver cómo la peña cristaliza sus ideas alrededor de los mismos ejes que vienen siendo usados desde hace siglos. De todos modos, Moa es un "melancólico", en el sentido juaristiano. Siente una terrible ansia de "algo más", no sabe manejarla y termina enrolándose en cualquier aventura que le ofrezca ese "algo más" a un precio verosímil. Creo que ayer mismo hablaba de los "monjes guerreros" joseantonianos... y lograba distanciarse de la idea, pero por muy poco. No podía evitar que uno oyese un suspiro en plan "qué se le va a hacer... no funciona...".

:) Es por eso que digo: bienaventurados los cínicos y escépticos, pues largos serán sus días sobre esta tierra (la alternativa son "largos días debajo").

3:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio