sábado, junio 17, 2006

Preguntas sin respuesta

Hay preguntas que nunca encontrarán respuestas. ¿Qué hago yo aquí? ¿Tiene algún propósito todo "esto"? Incluso: ¿Por qué todo lo que mola termina haciendo daño? Quiero decir: las chuletas te suben el colesterol, el alcohol te destroza el hígado, el sexo te pone en peligro de matrimonio... Estas preguntas dan la impresión de haber existido siempre.

Para hacernos más complicada la existencia, ahora a las compañías de publicidad les ha dado por hacer preguntas con difíciles respuestas. O eso es lo que aparentemente creen. Porque (lo siento) cada vez que pasan determinados anuncios por la tele me pasa lo que a un alumno superdotado en una clase de psocialistas. Quiero decir, que levanto la mano y doy saltos en el sofá porque me la sé. Lamentablemente, la tele todavía no es interactiva y la frustración me obliga frecuentemente a cambiar de canal.

Algunas preguntas están relacionadas con la biología humana. En este anuncio, ya viejo, un padre le roba las chuches a un hijo pre-adolescente, y este le recrimina:

- ¡Papá! ¿Cómo voy a crecer si te comes mis kinders?
- Para empezar, podrías hacerte menos pajas, ¿no lo crees?


La respuesta es mía, por supuesto. A veces, en vez de una pregunta directa te largan una serie de frases en modo imperativo, como en cierto anuncio de mayonesa:

- ¡Cómete los kilos! ¡Cómete a Doña Perfecta! ¡Cómete esto... ! ¡Cómete aquello...!
- Eeeh, chica... tengo una sugerencia...


Pero supongo que la chica estará tan ocupada en explotarse los granos que le produce la mayonesa que no tendrá tiempo para llevar mi consejo a la práctica. A fin de cuentas, lo que le sugiero no es precisamente un producto light...

Hay anuncios pedantes como un concurso de trivialidades:

- Bloscofusco, ¿qué ves? Badalada, ¿y ahora, qué ves?
- ¿Yo? Pues un gilipollas con un diccionario de gallego...


En estos días, hay un anuncio de champú basado en una peli donde una rubia, una morena y una pelirroja se lían a patadas con todo lo que se pone a tiro de pierna:

- ¡Saca el angel rubio que hay en ti!
- A ti lo que te voy a sacar es mi angel calvo...


E incluso hay anuncios que pueden resultar peligrosos. Este último lo pasaban varias veces al día hace unas semanas, y de repente, un buen día, en un bar, se me ocurrió la respuesta perfecta:

- ¿Qué sucede cuando un río se cruza en tu vida?
- Pues que te ahogas, gilipollas...


Al tipo que se bebía una cerveza a unos metros le entró tal ataque de risa que se le escurrió un buen trago de la birra por los circuitos respiratorios. Pasamos un mal trago intentando hacerle respirar de nuevo. Porque éste por poco se ahoga, sin que un puñetero río tuviese necesariamente que pasar por su vida...

4 Comments:

Blogger rakras escribió...

Genial.

A mí el que me encanta es el que hay ahora de Viajes Marsans en la COPE, que tiene de fondo el "Happy Birthday" al mejor estilo Monroe-Kennedy-Bin Laden pero con "Happy Holiday"... y el tio que sale (si es que sale uno, claro, si no se da a entender y solo sale la parienta) tiene una pinta enorme de pringao que se va a tirar dos semanas aburrido al borde de una piscina con un niño gilipollas dando por culo a todo el mundo de alrededor gritando algo así como "Supermánchocolate...jajajajja" y la mujer gruñendo.

Jo, que poca gracia tiene, en sonido prometo que es mejor...bueno, no, no es mejor, pero con el intento de entender el acento no se entiende lo que digo.

Y que poca gracia tiene el párrafo anterior como supuesta explicación graciosa de la poca gracia.

Y así recursivamente, claro.

2:12 a. m.  
Blogger rakras escribió...

Creo que recursivamente no es la palabra exacta del todo ahora que lo veo, por cierto...

2:13 a. m.  
Blogger Freman escribió...

:) ¿Y qué me dices de la tronca que anuncia "Actimel cero porciento de fresa", así, sin comas? En cierto sentido, si existiese el "Actimel de melón", también sería un "cero porciento de fresa".

Btw, le he dado un toque a Chesk para ver si ella, Cruzcampo, tú y yo nos organizamos para experimentar con la "creación colectiva". Probablemente ya sea para después de las japi jolideis. Dejé caer una idea de las muchas posibles en un comentario de este blog, pero es sólo una de las muchas posibilidades. Mira a ver si se te ocurre algo.

Yo me lo he planteado como un problema de ingeniería de software: cómo cuatro personas podrían tejer una historia sin pisarse las chanclas. Podríamos, por ejemplo, cocinar un par de personajes por cabeza, y partiendo de una trama, dejar que las reacciones de cada personaje vayan a cargo de la persona encargada de la "simulación". O podríamos usar historias paralelas, y luego usar tijeras y cola para entretejerlas en la línea del tiempo (las novelas con historias paralelas pueden ser un poco cargantes, no obstante). Sin embargo, esto asume que el experimento es una novela, y no tiene por qué ser así.

9:36 p. m.  
Blogger rakras escribió...

Me gusta más lo primero, básicamente porque estoy más familiarizado (partidas de rol). La trama inicial que comentabas estaba bien, aunque si se me ocurre algo más lo comento.

Si es con el primer modelo, se podría hacer o bien por turnos por correo, o bien en directo, son las dos posibilidades que veo.

11:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio