martes, junio 20, 2006

San Mael y sus píos pingüinos

San Mael, San Tux, San Crisóstomo Avícola y un ángel que pasaba por ahí...Mi amiga Chesk, que considera sagrados los juramentos realizados sobre las plumas de San Tux, menciona en su bitácora los planes para crear una distro cristiana del sistema operativo del pingüino. Confieso que la buena nueva me causó desazón. No porque dudase de las virtudes teologales de las aves palmípedas, ni porque pusiera en solfa el ardor con el que un pingüino puede luchar contra el Maligno. Más bien, me asaltó el déjà vu... perdón, quise decir el nihil novum sub sole, que así suena más cristiano.

Pues bien, acabo de recordar la existencia de un anterior intento de salvación de las almas pecadoras de los pingüinos. La buena acción la llevó a cabo San Mael, santo varón, en la misma brumosa época, siglo más o menos, en que San Brandan andaba haciendo el ganso navegando dentro de una bañera y convirtiendo paganos por las gélidas costas del Mar del Norte. La aventura es narrada con lujo de detalles por Anatole France en su novela "La Isla de los Pingüinos". A pesar de que A. France fue un socialista de mierda que le dio un final nihilista y repugnante al libro, le recomiendo encarecidamente que lea el librillo, si aún no lo ha hecho. Las dos terceras partes iniciales son hilarantes, pues el bautismo de una bandada de pingüinos por el santo cegato sirve de pretexto para narrar la historia de Francia... porque eso es en lo que se convierten los pingüinos que reciben el sagrado sacramento: pierden las plumas y comienzan a hablar francés.

Por el bien de Tux, espero que no le aguarde tal terrible metamorfosis tras su conversión. No debe ser un trago agradable dejar de ser un hermoso pingüino para formar parte de un pueblo que tiene como símbolo nacional al Gallo y que goza pegándose atracones de hígados de ganso. Sólo se me ocurre un castigo peor, y es convertirse en catalufo nacionalista. Pero esta transformación está reservada para los buitres y los gansos tontos, nunca para un pingüino que cuide debidamente sus plumas.



... y hablando de pájaros y pajarracos, hoy la gran noticia que repiten todos los mentidiarios es la existencia en Inglaterra de un pavo real más salido que la ministra de Cultura y más tonto que Moratinos cuando se esfuerza. El animalito de marras se pone como un burro cuando alguien utiliza un surtidor de gasolina: al parecer, los surtidores ingleses suenan aproximadamente como una pava en celo. Al jodido pavo, además, poco le importa que el surtidor esté dotado de una manguera cientos de veces mayor que la suya propia.

En cambio, se dedica menos de un minuto a la detención de un buen puñado de etarras en una operación conjunta entre Francia y España. ¿Será por no inflar las pelotillas de ese pedazo de demócrata pacifista llamado Arnaldo Otegui?

5 Comments:

Blogger El Cerrajero escribió...

Te ha faltado decir que los pingüinos que perdieron sus raices y empezaron a hablar francés acabaron desarrollando Mandrake ^_^

3:39 a. m.  
Blogger Freman escribió...

¿Te has dado cuenta de que la composición del cuadro imita la de la "Virgen de las Rocas" de Da Vinci? El pingüino de la izquierda, además, está pisando el manto de San Mael, a la diestra del santo, por lo que colijo que debe tratarse de su discípulo preferido... y seamos sinceros: la cara de San Mael es un pelín andrógina. En realidad, la imagen original decía representar a San Patricio, pero más bien parece tratarse de Santa Brígida.

Quizás el autor de la composición pingüínica quiso indicar que San Mael se casó con alguna de las pingüinas, e incluso tuvo hijos con ella. Debe haber sido un poco complicado incubar un huevo híbrido de ave y mamífero, sobre todo porque, de acuerdo a las costumbres de estos animalitos, el varón debe alternarse con la hembra en este proceso. Además, cuando el huevo eclosionara, tratándose de un semi-mamífero, ¿de dónde iba a mamar el pichón?

Como la dinastía de los merovingios ya está pillada, sugiero que de esta noble y santa estirpe pingüina surgió la dinastía borbónica. Hay que recordar que existen pingüinos reyes y emperadores, y que si le pones un frac a Juan Carlos y Felipe y los sueltas en la Antártida, hasta un oso polar tendría dificultades para distinguirlos de los restantes pingüinos.

1:51 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Todavía no rezo a San Tux porque no he llegado a ese nivel de desesperación, pero todo se dará, Freman. :)

Eso sí, vaya imaginación que tenemos...mezclar a los borbones con mi querido pingüino, no se me hubiese ocurrido jamás esa asociación. xDD.

9:15 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

no se te cae una idea, tu ignorancia da asco y lastima

4:11 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Lastimarse es lo que le pasa al ojo de tu culo cuando te vas de fiesta, so gilipollas.

2:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio