domingo, junio 18, 2006

Ciencia emputecida

Cuando a una idea comienzan a surgirle adjetivos, hay que temblar, porque se trata de un intento de colorearla, diluirla o simplemente, emputecerla. El propio concepto de emputecimiento es interesante: es lo que le ocurre a un personaje femenino en una película dirigida por un marica de estos que odian a las mujeres. O lo que le ocurre a una mujer atractiva en un desfile de modas dirigido por un tragasables. ¿Ha visto la portada del programa Nosolomusica, de TeleCirco? ¿Esas mujeres en medios tonos, agresivas, que sisean como culebras y muestran las uñas a modo de garras? No es arte moderno: es, simplemente, emputecimiento.

A la ciencia, sus odiadores intentan constantemente emputecerla con adjetivos y otros acompañamientos hipócritas. Primero en ABC, y luego en La Razón, la mínima sección sobre Ciencia se titulaba en realidad "Ciencia y Religión". Como "Santidad y Pecado", claro, o como "Mierda y Detergente". Cuando la Religión entra por la puerta, la Ciencia termina secuestrada en el sótano.

El nuevo algoritmo de emputecimiento está siendo ensayado en El Inmundo. Ahora se trata de "Ciencia y Ecología". Defécate, lorito amazónico. Cuente usted cuántas entradas semanales se refieren verdaderamente a la "Ciencia", y cuántas chorradas vienen directamente de la carpeta de "Ecología".

Lo malo de estos emputecimientos mediante apareamientos antinatura es que los emputecedores intentan traspasar algo del prestigio del sujeto emputecido al agente emputeciente. Nunca lo logran.


... y al final, parece que había gatuperio escondido tras el anuncio "conscienciador":

Timeo psociatas, sobre todo cuando traen subvenciones...

3 Comments:

Blogger Chesk escribió...

Ehh...Freman, la ecología es una ciencia. Los ecólogos no tienen nada que ver con la manada de ecologistas que salen por la tele...me temo que ellos también estarían emputecidos con que los comparasen con los de greenpeace.

11:38 p. m.  
Blogger Freman escribió...

La Biología es ciencia, y la Ecología bien hecha es parte de esta ciencia... pero los de Grimpís practican algo que tiene tanto de ciencia como la Astrología. ¿Has oído hablar de la Hipótesis Gaia de Lynn Margulis? Es misticismo puro y duro. A mí, para serte sincero, me gustan estos "vuelos de la imaginación"... pero en algún momento exijo pruebas.

En todo caso, el emputecimiento lo causa El Inmundo. ¿Bautizarías un restaurante como "Pizzas y Comestibles"? Probablemente no, porque estarías indicando que los "comestibles" son una categoría independiente de las "pizzas". Si querían una sección de "Ecología" (sin importar ahora si se trata de la "buena" o la "mala"), ¿por qué no ser sinceros y directamente llamar así la sección? En realidad, estos pequeños "emputecimientos" lo que indican es un tipo de servidumbre. Quien publica "Ciencia y Religión" está advirtiendo en realidad: "eh, voy a publicar noticias científicas que no contradigan lo que yo creo que la religión establece", subordinando la parte de la "ciencia" a la parte de la "religión". Y lo sorprendente es que se trata del mismo patrón que en "Ciencia y Ecología": se sugiere que hay cierta ciencia "mala" que puede dañar a la pura y virginal "ecología", con lo que anuncian otra relación de servidumbre entre las dos.

11:26 a. m.  
Blogger Chesk escribió...

Sí y no.

Una cosa es el apartado Ciencia y Religion, y otro el apartado Ciencia y Ecología.

En el primer caso, es como tú dices: no tiene nada que ver la ciencia con lo otro, no hay leyes, no hay pruebas, no existe nada tangible.

Sin embargo, en el segundo caso, lo que existe es una redundancia puesto que la ecología sí es una ciencia (estudio de la distribución y abundancia de los seres vivos, y cómo esas propiedades son afectadas por la interacción entre los organismos y su medio ambiente)

Es darle dos veces la información al lector, tal vez para liarle un poco, o porque el becario no tenga ni idea de lo que realmente es la ecología, pero no lo considero un emputecimiento.

Una cosa es la ecología y otra el ecologismo hipócrita.

Un abrazo Freman.

1:43 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio