lunes, mayo 29, 2006

Epílogo

... y Dios siguió callando, a pesar del ronroneo de los célibes.

Calló cuando aquel terrorista palestino reventó a disparos, a quemarropa, a Tali Hatuel, a sus cuatro hijas, y al feto que llevaba en su vientre. El palestino decía actuar en su nombre. Podía, al menos, haber gritado bien alto que aquel hijo de puta mentía.

Y calló también aquella tarde en que la pequeña Silvia Martínez y su muñeca fueron destrozadas por otros iluminados. Estos no decían hacerlo en su nombre, pero contaban con la complicidad de otros ensotanados que decían representarle. Si aquel once de marzo o aquel otro once de septiembre hubiésemos apagado las radios y los televisores, sólo habríamos escuchado ese terrible silencio que más temprano que tarde nos devorará a todos. Y quizás, el latido de una arteria, unas ochocientas y tantas veces, y luego otras ciento noventa y dos...

Es un Dios muy silencioso, tratándose del Señor de las Tormentas.

5 Comments:

Blogger Chesk escribió...

Dios debe estar afónico. Miles de años observando como los humanos son seres capaces de generar odio y destrucción.

Como el Homo sapiens se perfecciona en el cruel arte de la guerra, de las mentiras, de las traiciones, de la ira, de la soberbia, de las envidias...

Dios debe estar ya sin voz y harto de ver cómo nos sentimos tan bien, haciendo tanto mal.

Un abrazo.

9:08 a. m.  
Blogger Freman escribió...

:) Bueno, pero también somos capaces de hacer las cosas más sublimes. Para un ateo como yo, si no existe nada por encima, entonces todo el Mal tiene que salir de nosotros mismos, es cierto... pero también todo el Bien.

Tú misma: no haces el Mal, sino todo lo contrario, ¿no? Y si te equivocases e hicieses algo malo por error, no te "sentirías tan bien". ¿De quién es el mérito? Dada la forma en que pienso, el mérito sólo puede ser tuyo.

11:07 a. m.  
Blogger Chesk escribió...

Ya Freman pero...

Muchas veces, los actos más hermosos, las actuaciones más bellas y los hechos más puros, quedan enturbiados por todo lo negativo que nos rodea.

Por una persona que posee remordimientos de conciencia, siempre habrá tres que no los tengan. Lo negativo tapa a lo positivo.

Y si no, abre un periódico, cualquiera, incluso El País. Cuenta las noticias 'buenas' y luego las 'malas' y verás qué diferencia numérica te sale.

Dios debe estar harto, y también afónico.

1:35 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Bueno, era también un intento de dar ánimo. Es verdad que, con mis propios cabreos, no soy el mejor ejemplo.

Creo que eres buena persona, y me consta que intentas que los demás no seamos demasiado malos. No hay mucho más que se pueda hacer, y sin embargo, ya es mucho. Perdóname por mi ataque de megalomanía paranoica: si yo fuese Dios, y te mirase desde allá arriba, sonreiría. Cuando se siembra, hay que pensar en la semilla, no en la cosecha. Y ocurre que siembras mucho mejor que yo.

2:40 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

La verdad, Freman, suele ser un placer entrar en tu blog y sumergirnos en las reflexiones que nos planteas cada día, así que tu ataque de megalomanía queda olvidado. :)

...y, cuando se siembra y pasados los meses ves toda la cosecha arrasada por una plaga, pues te planteas por qué demonios existen éstas o qué fin tiene que se siembre.

Gracias Freman por tus palabras, gracias de verdad.

Un abrazo.

1:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio