sábado, mayo 20, 2006

Carmen Posadas

Germán Yanke tiene vocación de cabeza de playa. Casi todos los días, nos sorprende en el Diario de la Noche con la frase: "damos la bienvenida al nuevo analista de DN", para enseguida avisarnos de que el nuevo "analista" trabaja en ABC. Es el desembarco de Vocento en Telemadrid sobre el cuerpo agonizante y estremecido de Yanke. Cuando ya no valga como cabeza de playa, sus amigos en Vocento lo reciclarán como cabeza de turco.

Pero Yanke es una persona con un sentido muy desarrollado de la equidad. Hoy se ha traído a Carmen Posadas (¿era ésta la ex de Mariano Rubio?). Para que no digan que sólo le hace la pelota a Vocento. Ahora también corteja a los del Planeta catalufo.

Madame de L'EnclosLa entrevista con la sra. Posadas fue muy interesante. Esta, con coleta estilo Henri de Lagardere y vestida de estricto negro progresista, nos hizo saber que ya había cumplido 52 años, que las mujeres antes envejecían muy rápido, y que ahora con cuarenta y cincuenta las mujeres seguían enamorándose y casándose. Me sorprende que una escritora y cortesana, en el buen sentido de la palabra, como la Posadas no haya leído a Ninon de l'Enclos. La amiga de Madame de Maintenon lo tuvo incluso más difícil, pues en la corte de Luis XIV no se conocía el bótox.

Aseguró también la Posadas que todos los escritores que conoce evitan, al igual que ella, la vida bohemia. Nada de beber absenta y esas locuras, afirmó convencida (aunque no llegó a mencionar el vegetal preferido de Evo Morales). Ella, por su parte, trabaja como una oficinista: se levanta muy temprano, se prepara el café incluso antes de que lleguen las asistentas domésticas, y cumple a rajatabla con su horario. Faltaría más señora: estas son las irrenunciables conquistas sociales del proletariado, y usted pertenece al proletariado de la cultura... o al menos eso es lo que le he entendido.

Habló también sobre el argumento de su nueva novela: una escritora descubre similitudes misteriosas entre el libro que escribe y las cosas que le ocurren. No sea malpensado: no ha copiado a Stephen King, porque en las argumentos del americano siempre se trata de un escritor, nunca de una novelista. A continuación confesó, entre esas risitas sardónicas que provocan las inyecciones regulares de bótox (a la Theresa Heinz), que el nuevo libro contiene una exacta descripción sobre cómo se escribe una novela. Ya sabe: si quiere escribir una novela al estilo Posadas, gástese sus dineros en la recomendación cultural del viernes de Germán Yanke.

Yanke, que oculta un inagotable suministro de mala leche en algún rincón de su cerebro, le preguntó casi para terminar cuál era su relación con la Literatura. ¿Paría sus obras con dolor, o disfrutaba escribiendo?
- No - dijo la premiada novelista - mi relación es de esas de "ni contigo ni sin tí". Sin la literatura, muero, y con ella no vivo - y realizando un esfuerzo heroico, elevó imperceptiblemente las comisuras labiales, imitando una sonrisa.
¡Vaya! Y yo, que creía que el juez había dictado una orden de alejamiento entre la Literatura y ella...

5 Comments:

Blogger cruzcampo escribió...

Muy buena vision de una entrevista.

Nunca la he leido ni creo que lo haga, me parece de ese tipo de libros/autores que uno, si lee, se da de cabezazos contra la pared preguntandose por que narices no me hice escritor.
Y tambien me da a mi que a Posadas le llama mas lo crematistico que lo literario. Pero con eso no descubro nada.

9:13 a. m.  
Blogger Freman escribió...

Este es el resultado del sistema de cuotas aplicado al negocio editorial. Sin embargo, parece dar resultado económico. Yo sí creo que las mujeres y los hombres quieren, a veces, leer diferentes libros. También dudo de que el resultado del premio Planeta represente realmente el gusto femenino. Pero al menos servía para que Ansón diese rienda suelta a su lirismo pasado de años y reclutase columnistas para La Razón.

Vamos a ver ahora que va de estrella del Grupo Intereconomía (para quienes incluso LD era un trago demasiado fuerte y atrevido), cómo se las va a arreglar para regalarse la vista y el espíritu. O se le han evaporado definitivamente las últimas onzas de lirismo, o auguro problemas en uno o dos años. Porque en honor del viejo hay que decir que no me lo imagino elogiando las posibles virtudes teologales de piadosos monaguillos.

3:02 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

Veo Freman que sigues con regularidad el programa de Yanque. En honor a la verdad, nunca lo he intentado ver, será por la alergia que me da la televisión.

Sobre Posadas, tal vez es que sea un elemento raro en el cupo femenino, pero ni me llama su obra, ni tengo la mínima intención de leerla. Tengo el tiempo escaso para leer, y no tengo otra cosa qué hacer que perderlo en su 'literatura'.

Bueno, si es literatura, porque no está dentro de esa definición imaginaria que tengo yo de ese arte.

2:54 p. m.  
Blogger Freman escribió...

Chesk, es que si realmente las mujeres y los hombres tuviésemos gustos diferentes a la hora de leer (que no lo sé, puede que sí), no creo que el cachalote barbudo de Planeta, en colaboración con Ansón y un par más, sepan en qué consiste la diferencia, o puedan decidir por ti.

Esa es una buena pregunta: ¿existen gustos literarios asociados al sexo? Conozco mujeres que leen libros que yo no leería... o no podría terminarlos. Pero también conozco otras que leen casi lo mismo que yo (salvando las diferencias de profesión). :) Y naturalmente, lo mejor de todo es que hay hombres que no leen los libros que a mí me gustan. Ya ni siquiera se trata de que la pregunta tenga o no respuesta, sino incluso de si vale la pena el esfuerzo por averiguar esa respuesta.

7:07 p. m.  
Blogger Chesk escribió...

No sé lo de los gustos literarios, pero conozco a un relativo número de mujeres que se empapan libros de novela rosa, que creo que todos los hombres no querrían ni tener en sus manos.

También las hay, que a parte de leerlos, encima se creen que su vida debe ser como tal.

Sí, creo que tenemos gustos diferentes, gracias a Dios no somos iguales.

10:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio