sábado, agosto 18, 2007

Bruce

SerenidadBruce es un perro. Uno de verdad, quiero decir, y ahora mismo estoy viendo su historia por la tele. Es la historia de un perro ansioso, que en vez de perseguir mariposas, corría tras sus sombras.
Todo comenzó cuando era un cachorro. Alguien encendió un puntero laser y movió la mancha de luz roja delante del chucho, para que la persiguiese. Y Bruce, que era sólo un perrucho, hizo lo que se suponía: intentar atrapar un rayo de luz, como el viejo Einstein. Sólo que Bruce no pudo llegar tan lejos como el sabio, ni tampoco parar. La frustración le cambió el carácter. Le ladraba al reflejo del sol en los cristales de las ventanas y los faros de los coches le sacaban de sus casillas. Luego se encaprichó con las sombras, que al fin y al cabo son la mera ausencia de luz. Y se convirtió en un animal desdichado, sin paz ni reposo.
Bruce era sólo un perro, pero qué más da. Tenía una mente, no del todo igual a la suya o la mía, pero con mucho en común con ambas, y la agitación de esa mente era su peor enemigo. Tuvieron que enseñarle, paso a paso, a estar tranquilo, a no temer la luz sin dejar de disfrutar de ella. Aprendió a serenarse, y a dejar de ver almas con intención en todo lo que se movía a su alrededor. En otras palabras, a Bruce le enseñaron a practicar una especie de zazen perruno.
Y un buen día, Bruce vio cómo la luz brotaba. Pero esta vez venía de muy adentro.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Peggy escribió...

Tierna historia , es verdad todo esta en la mente , la agitacion , los miedos , pero cuesta romper esas barreras .
Cuidate

1:32 p. m.  
Blogger Freman escribió...

pero cuesta romper esas barreras

En el fondo, es la vieja tensión entre libre albedrío y predestinación: nunca sabes si una mejora de la mente estaba "programada" (genéticamente, por ejemplo) o si ha llegado por méritos propios. He sido profesor durante unos cuantos años, y he visto amueblarse las cabecitas de unos cuantos. La impresión, por supuesto, es que sólo has hecho de chispa para algo que ya iba a pasar. Eso, en el mejor de los casos...

7:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Inicio